Ir al contenido principal

Fractura, de Dioni Arroyo

Conocía a este autor de haber coincidido con él en algunas antologías, pero nunca había tenido la oportunidad de leer una de sus novelas.
Fractura me llamó la atención por su reflexión sobre lo que estamos haciendo con el mundo y el destino al que podríamos estar dirigiéndonos. Aunque contando una historia muy subjetiva, en primera persona, a lo largo de toda la obra hace reflexionar en temas como la falta de respeto a la naturaleza y las políticas de extracción de recursos naturales. Sobre todo es una denuncia a las consecuencias que podría acarrear el fracking, una técnica que consiste en inyectar agua a alta presión en pozos para provocar la rotura controlada de la roca del subsuelo, mejorando así la extracción de gas o petróleo.

Dentro de unos años, la principal fuente de energía procederá de las fracturas hidráulicas. Aparentemente todo es seguro y está bajo control, hasta que una lluvia de meteoritos abre las fauces del subsuelo para liberar un extraño gas de su interior.
Y la caída del mundo se acelerará, hundiendo las esperanzas humanas y contaminando la superficie.
Millones de "gaseados" deambularán por una Tierra muerta, y los supervivientes se verán obligados a escapar de las peligrosas nieblas que reptan por el suelo.
Nos encontramos ante la primera novela sobre el fracking en nuestro país, una distopía greenpunk que reflexiona sobre las consecuencias futuras de nuestras acciones presentes.

A priori, me esperaba algo más de reflexión directa al respecto y algo más de atención hacia lo natural y lo ecológico; sin embargo, aunque no es eso lo que muestra, una vez me metí en la historia, me vi ante una novela entretenida y con mensaje, que me leí en un suspiro (o dos).
Aunque el tema ecologista y el respeto a la naturaleza no predominan, sí están presentes, pues son una inquietud y una reflexión constantes. Dioni no dice directamente lo que piensa al respecto, no más allá de varias pinceladas aquí y allá, muy tímidas y veladas, pero lo deja entrever muy bien a través del protagonista, un joven de diez años que narra en primera persona cómo vivió los acontecimientos desde que comenzó el desastre hasta siete años después. A través de sus ojos, vemos la incredulidad mezclada con inocencia ante la forma de actuar de los poderosos, los que llevan la batuta y gobiernan. A Dioni se le da muy bien meterse en la piel de un niño y ponerse en su lugar, aunque esta primera parte de la novela no pasa de ser poco más que un resumen de todo lo que fue sucediendo, parándose a narrar escenas concretadas en ocasiones contadas con los dedos.
También lama la atención lo bien que hace el salto de los diez a los quince, donde el autor se centra más en lo concreto y donde el protagonista es muy diferente a cómo era de niño. Él es diferente, el mundo es diferente y sus inquietudes son otras, aunque conservando siempre la inquietud por la situación en la que están tanto la humanidad como la naturaleza y el planeta.

Me han gustado también las referencias culturales de la obra, más las clásicas que las pop. Aquellas que se refieren a cine clásico (incluso juraría que hay un pequeño homenaje a Casablanca; quien la lea y haya visto la película sabrá a qué me refiero...), aunque pocas, me dejaron un sabor de boca a nostalgia que se me mezclaba con el que los personajes sienten por el mundo verde que ya no es, que se ha convertido en negro, gris y ceniza de la noche a la mañana.

Para terminar, me gustaría decir que la portada no da lugar a equívocos. Todo lo que se ve en la portada es lo más importante durante toda la narración; aunque, aun sin ser una novela ecologista al uso, su leitmotiv siempre es el pensamiento ecologista, en este caso, con su lamento por lo que pudo ser y la nostalgia por lo que ya no es.
Quien busque una novela ecologista de amor a la naturaleza, triunfalista o repleta de verde y azul se verá muy decepcionado, pero es una novela corta entretenida, ágil, repleta de acción y con un mensaje que no deberías dejar de pasar por alto.

Agradezco a Apache Libros, tanto al autor como al editor, el envío de un ejemplar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…