Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Faraway, de Janacek Jadehierro

Hablar de Steampunk es hablar de ciencia ficción. Es una ciencia ficción que entronca con los orígenes, con aquellos primeros aventureros de la anticipación que desde mediados del siglo XIX nos llevaron de la mano a los nuevos mundos por venir. Hacer Steampunk es continuar escribiendo los cuentos que estos visionarios y sus herederos ideológicos hubieran escrito de no haber existido las dos grandes guerras que cambiaron nuestra historia.Los Portales abiertos desde el Viejo Mundo y que conducen a oleadas de colonos victorianos hasta Lejana (Faraway), trasladan al lector a uno de esos posibles mundos alternativos que debieron ser y quedaron inexplorados en alguna bifurcación del espacio tiempo. A través de una variada colección de relatos, el lector tomará posesión de esta tierra, viajará por su geografía, la habitará y, seguramente al final, la incorporará a sus destinos favoritos.Faraway es una recopilación de aventuras escritas por Janacek Jadehierro, quien ha publicado cuentos en otras antologías de género con anterioridad.

Fotografía: Steampunk Madrid
Si tengo algo especial que decir de esta recopilación de relatos es que la veo venir desde hace mucho tiempo. Quizá no me la esperaba tan pronto, pero lo cierto es que conozco el universo de Lejana desde hace años y, de un modo u otro, Janacek tenía claro que los acabaría publicando.
Desde que comenzó he tenido ocasión de leer la recopilación (primero, algún que otro relato independiente, y, después, al competo) antes incluso de que sonase la idea de enviar el manuscrito a 2.0 Books.
Lo que ahora se conoce como Faraway. Crónicas de Lejana lo conforman 26 relatos que se reparten 139 páginas, una media de cinco páginas cada uno. Son pequeñas cápsulas de información del mundo conocido como Lejana, un planeta colonizado por el nuestro que, por una catástrofe, perdió el contacto con las gentes de la Tierra y tuvo que salir adelante por sí mismo.
Al ir leyendo la antología, partiendo ya de la introducción del autor, nos damos cuenta de que lo que vamos a leer son fragmentos de información sin mayor conexión entre ellos que el hecho de formar parte de un mismo universo, como si hubiesen sido tomadas como ideas sueltas de la documentación del autor o como hojas sueltas de un extenso archivo.
La obra de Janacek se compone de todo lo que va surgiendo de este mundo en cualquier vertiente, sea humor, intriga, aventura o misterio, sin ahondar demasiado en argumentos o en el trasfondo de ese mundo.
Se trata de una recopilación sin demasiadas pretensiones a la hora de ahondar en sus argumentos. Y, si lo hace es entre líneas, a través de las reflexiones que, entre líneas, el autor ha tratado de plasmar en cada relato. Faraway es por eso una antología difícil de calificar. Podríamos asemejarla a una exposición de arte en la que cada cuadro muestra una imagen estática. Cada espectador deberá decidir, a través de los trazos del autor, qué sentimientos le produce o qué reflexiones considera que el autor ha tratado de transmitir. Habrá quien entienda lo que el autor pretendía, habrá a quien le entusiasme el conjunto y habrá a quien no le guste nada. Para mí, eso es Faraway. Cuadros sueltos de un mundo ficticio, aunque muy real en la mente del autor, y del que no conocemos nada, que debemos conocer a través de pequeños trazos.

Eso sí. Lo que queda bien claro a la hora de leer esta antología es que se trata de una obra steampunk, del steampunk más clásico, visionario y aventurero; que bebe muchos de las fuentes decimonónicas originales, de los autores que inspiraron a la ciencia ficción moderna a recrear el siglo XIX desde un punto de vista nuevo: Jules Verne, H.G. Wells y, según creo, sobre todo Arthur Conan Doyle.
En cualquier caso, aquí tenemos una nueva antología steampunk escrita en España por un autor español. Y, por mi parte, espero que la cosa no pare.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…