Ir al contenido principal

Planificando NaNoWriMo #2

Hace unos días me propuse escribir una serie de artículos, uno por semana, dedicado a la planificación del NaNoWriMo. Escribí una primera entrada como toma de contacto, pero las circunstancias me impidieron terminar la segunda hasta ahora. Mal vamos, si en Noviembre las circunstancias siguen así… En fin, son las cosas del NaNoWriMo.
Esto es algo a tener muy en cuenta. Es importante planificar bien, dejando al azar lo menos posible. Sin embargo, circunstancias atenuantes pueden hacer que todo se dé al traste. A muchos nos ha pasado y a muchos nos seguirá pasando. Si ese es tu caso, y toda tu motivación se queda en nada por causas ajenas a tu planificación, no te desanimes. Tienes otros once meses al año para hacer tus NaNos particulares. Y tanto en abril como en junio los CampNaNoWriMo (la misma idea del NaNoWriMo, pero con el límite de palabras marcado por cada autor, sean 10.000, 25.000, 50.000, 100.000 o las palabras que uno quiera).
Pero ten en cuenta que, aunque algunos seamos veteranos en esto, eso no significa que con los años nos cueste menos sacarlo adelante. Siempre cuesta lo mismo, siempre según las circunstancias y siempre según el tiempo libre del que pueda disponer cada uno.

Sin embargo, en cuanto dependa de ti, procura mantener bajo control todo lo que puedas.
Claro, cuando escribimos no podemos saber las palabras exactas que plasmaremos en el papel. El contenido surge con el proceso creativo, sobre la marcha. Ojalá supiésemos de antemano qué palabra debe ir después de la anterior, pero eso es algo no se puede controlar.
Lo que sí podemos (y debemos) tener bien atado ya en octubre es la planificación de lo que vamos a escribir, la estructura y el guion que seguirá la novela. Hablaba en mi entrada anterior de que para llevar buen ritmo es importante planificar qué extensión tendrá cada parte de la novela, marcándose pequeñas metas en el avance tanto del número de palabras como de la historia en sí.
Quizá al escribir normalmente, sea en un relato o en cualquier otra novela, no tengas que ser tan estricto, o tu forma de trabajar no sea esta. Quizá prefieras tener, como me sucede a mí, un planteamiento y una columna vertebral, y decidas avanzar según lo que vaya surgiendo. No recomiendo esto en el caso de NaNoWriMo. En mi caso particular, no suelo planificar tanto una historia al ponerme a ella. Y, de hecho, no lo hago en NaNoWriMo tanto como debería o como recomiendo a otros. Pero, créeme, según pasen los días y vayas avanzando, echarás de menos no haber trazado mejor el plan a seguir. Planifica siempre. Ve a ciegas el menor tiempo seguido. Piensa que esto es como una carrera contrarreloj. Si tienes que pararte durante la carrera a pensar por dónde avanzar porque no has aprendido antes el recorrido, perderás un tiempo muy valioso que quizá no pueda recuperar.

Eso me lleva a una segunda recomendación muy importante: envía de vacaciones a tu yo corrector. No lo necesitas para nada durante un mes. No te ayudará en absoluto. Porque, a pesar de que la novela tiene que ir bien trazada a priori, el objetivo principal no deja de ser alcanzar la meta de 50.000. No hay tiempo que perder y las dudas que pretende implantar en tu mente tu yo corrector no serán más que chinitas en el zapato. Avanza, avanza, avanza… Las correcciones serán un infierno en 2016, pero eso ya es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión… (Para no desmoralizarnos antes de empezar).

Por último, me gustaría hacer una pequeña mención a una práctica muy recomendada por otros autores de NaNo (y, si no recuerdo mal, hasta por la organización del evento): hacer relleno con lo que sea. No estoy nada de acuerdo con esto si nuestro objetivo es crear un texto que tenga futuro.
Por la naturaleza de una novela NaNo, las correcciones provocarán que el texto se quede en varios miles de palabras menos de las 50.000 con las que cerramos a 1 de Diciembre (sí, sí, varios miles). Hay mucho material de desecho haciendo las cosas bien como para ponernos a crearlo porque sí. Eso, desde mi punto de vista, sí supone una pérdida de tiempo.
He leído recomendaciones como escribir nombres de personajes largos, sobre todo para fantasía. (Por ejemplo: Pepito el Mandalore, Hijo de Mandalore de la Casa de los Mandalore. Este nombre te asegura doce palabras cada vez que cites al personaje o decidas que debe presentarse. Pero no causará un efecto mejor que el dolor de cabeza de tus “copia y pega” y de las jaquecas que te dará cuando tengas que corregirlo. No hablemos de aquel a quien hagas sufrir con su lectura.) Otras veces, incluso se recomienda cebarse sin piedad en las descripciones de objetos, lugares, personajes…; usar muchas enumeraciones y engrosarlas lo máximo posible; desarrollar diálogos superfluos (charlas sobre el tiempo en el ascensor, madre mía); no dejar pasar la oportunidad de usar todas las acotación de diálogo posibles (“dijo”, “le respondió”, “asintió”…) o incluso escribir de por medio textos sin sentido, como si se hubiesen colado sin querer, como listas de la compra o anotaciones marginales.
Desde luego, esto ayudará si queremos llegar a la meta, pero es hacer un pelín de trampa. Sobre todo, repito, si queremos sacar un texto decente en el futuro, hará mucho daño.
Todo se basa, pues, en la buena planificación.


Material adicional:



  • Calendario NaNoWriMo 2015. Si te gusta escribir, Literautas te parecerá una web estupenda. Sus sugerencias y recursos siempre resultan de gran utilidad. Y este calendario no es para menos. Es buen momento para hacerse con él si te aclaras mejor planificando y actualizando contenidos en papel. Si, por el contrario, prefieres que un Excel actualice por ti tu progreso y lo traduzca en forma de gráfica, siéntete libre de pedirme que te envíe el archivo correspondiente.

  • Además, agrego este vídeo de El Espejo de Gloria, canal de Youtube de Gloria T. Dauden, autora que participa en el evento desde los primeros años. Lo recomendamos por tener recomendaciones muy buenas, dadas desde la voz de la experiencia. Atentos...




Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…