martes, 13 de octubre de 2015

Los Irregulares, de VVAA

Hace poco que conozco la editorial Cazador de Ratas y me gusta cómo suena así que, una vez vi que Los Irregulares comenzaba la preventa, no pude evitar lanzarme a por ella.
Los trabajos en torno a la obra de Conan Doyle, más concretamente en torno al Canon Sherlockiano, siempre me apasionaron. Alberto López Aroca, por ejemplo, siempre me vacía los bolsillos aprovechando esta debilidad.

En el caso de Los Irregulares, Sherlock Holmes se hace un poco (o bastante) a un lado, para dar protagonismo a unos secundarios que apenas son mencionados por Conan Doyle, pero que dan mucho juego y merecen un poco más de atención, como explica Lem Ryan en el prólogo.
A través de once relatos escritos por autores internacionales de reconocido prestigio, el grupo de los irregulares va saltando de género en género, de universo en universo, hasta hacer un conjunto bastante interesante de historias paralelas al mundo de Sherlock Holmes.
Por supuesto, además de irse a la ciencia ficción o a la Segunda Guerra Mundial, Los Irregulares tampoco se olvida de lo más clásico, de la Era Victoriana, de Whitechapel o de Jack el Destripador.
De hecho, la obra puede dividirse en dos partes. Una primera mitad con relatos más cercanos al Canon, más clásicos y cercanos al Sherlock que conocemos. Tiene sus puntos gamberros, eso sí. De hecho, ya el primer relato, “El lecho celestial del Doctor Graham”, escrito por Ángel Olgoso, deja bien claro que esta no es una antología común. Tiene algo más. Y tiene sus toques cómicos y gamberros, por supuesto.
Justo después entran con fuerza los que para mí son los mejores trabajos de este conjunto. “Una mujer respetable” y “Los irregulares & Jack”, de Elia Barceló y Carmen Moreno, respectivamente. Muy cercanos a los trabajos de Conan Doyle con argumentos originales y vueltas de tuerca de lo más interesantes. Me los quedo como mis favoritos.
La segunda mitad del libro se aleja más del Canon y el siglo XIX para presentar historias de Los Irregulares que a priori pueden parecer fuera de contexto y sin mucho sentido en la antología. “Out of context”, de Cristina Jurado, es una buena muestra de ello. Un relato con Irregulares, pero sin Irregulares, pretendiendo hacer un curioso homenaje con un planteamiento interesante.
He de reconocer, sin embargo, que esta segunda mitad me resultó algo más difícil de seguir. Sobre todo en dos o tres relatos de los más largos. Quizá sea una visión subjetiva, ya que mi pasión por el siglo XIX y el Canon es más que notable.
De todos modos, aun con sus altos y sus bajos, como toda antología, el conjunto que se forma y el sabor de boca que deja hace sentir que Los Irregulares se merece un puesto en la estantería junto al resto de obras de buena calidad del mundo sherlockiano. Un acierto por parte de Cazador de Ratas.



No hay comentarios: