Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

La Afirmación, de Christopher Priest

La casualidad hizo que este libro cayese en mis manos hace tan solo tres días. Ver un libro con el nombre de Christopher Priest en una librería siempre es una apuesta segura, así que poco me lo pensé a la hora de hacerme con él.
Quizá sea más conocido por ser el autor de La máquina espacial, Un verano infinito o El mundo invertido. Más aun, por El Prestigio, adaptada hace unos años al cine por Christopher Nolan, titulada en España como El Truco Final.

Recuerdo que cuando Priest vino al festival Celsius 232, hace ya un par de años, comentó que había empezado escribiendo ciencia ficción y pronto vio que se sentía más cómodo escribiendo sobre el siglo XIX y la Era Victoriana. Por eso, su obra tiene mucha relación con H.G. Wells, por ejemplo. De hecho, La máquina espacial buena muestra de ello, aunando en una sola obra los universos de La máquina del tiempo y de La guerra de los mundos.
En esta obra, en cambio, el autor nos lleva a los años 70 del siglo XX, para contarnos una historia contemporánea que acabará convirtiéndose, técnicamente, en ciencia ficción.

El joven Peter Sinclair se retira a una casa de campo. Acaba de perderlo casi todo: su padre, su novia, el trabajo y la vivienda. Su único recurso para recuperar el equilibrio es la escritura, así que emprende la redacción de una autobiografía.La historia de su vida irá adornándose y cobrando autonomía hasta descubrirse el protagonista cautivo de su propia ficción, náufrago entre dos identidades paralelas y excluyentes.

Con este planteamiento, personalmente, una novela suele atraparme. Me encantan las obras que ahondan en la personalidad de un personaje, en la memoria, la locura… Y mucho más, cuando se hace como en esta novela. Se trata de un escritor que busca estabilizar su vida. Se cuenta una novela dentro de una novela, poco a poco, hasta hacer que la realidad y la ficción se mezclen hasta llevar al protagonista a… En fin, una novela que se crece según avanza y que lleva a un final, y aun a otro final, terminando en un último capítulo magnífico. Esa es la palabra, magnífico.
Sí es verdad que los primeros capítulos me costaron un poco más, ya que ponía al protagonista en situación, en una sucesión de capítulos sin mucha acción que no me dejaban muy claro a dónde querían llevarme. Sin embargo, la novela no tarda en mezclarte en la locura del protagonista, llevándote a entrar en su vida poco a poco hasta terminar de descubrir toda su historia. 
Poco puedo contar de la trama sin miedo a estropearla. Solo quiero hacer hincapié en que merece la pena darle una oportunidad, dejarse llevar por la historia y mezclarse con el autor en ambas novelas. Por mi parte, desde el punto de vista que ahora tengo, diferente al que tenía cuando la empecé a leer, ya tengo ganas de que pase un tiempo para volver a ella.
No es a lo que Priest me tiene acostumbrado, en cuanto a argumento y ambientación, pero resulta muy recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…