Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

Páramos Lejanos - primer avance

12:00

Desde hace unas semanas, es un secreto a voces que estoy trabajando activamente en un nuevo proyecto avalado por Kelonia Editorial. Tengo que confesar que hace mucho que me propuse entrar en su catálogo. Lo logré con una antología de relatos (con el relato "Dionisio", en Lovecraft. Mitos de Fuenlabrada). Ahora le toca el turno a la novela.
Como viene siendo habitual en mí desde que me embarqué en la serie Ácronos, hace ya cuatro o cinco años, esta novela tiene cierto corte retrofuturista. ¿Es steampunk? Hmmm... no. ¿Es retrofuturista? Hmmm... no. Ya se verá cómo es. Poco a poco iremos contando más. Como punto de partida, llamémosle novela de viajes en el tiempo, postapocalíptica y de corte ecologista.
Esta es mi cuarta novela publicada y de la que estoy más contento por todo lo que la ha rodeado. Un aura que la hace muy especial. Para empezar, por ser la primera novela escrita durante el NaNoWrimo a la que logro dar salida. Esto ha exigido mucho trabajo de corrección, pero el esfuerzo ha merecido la pena.
Sobra decir que estoy deseando que salga ya a la calle.

De momento, y a través de su Facebook, Kelonia ha dado una primera pista de por dónde nos vamos a mover:

Imagen: Lori Nix 
http://www.lorinix.net/the_city/index.html
«Y tenía razón. Todo en aquella sala era madera y árbol. Las raíces se adentraban por el centro del techo, como una enorme lámpara de araña, para después convertirse en columnas protectoras. Convertían la estancia en una enorme bóveda, respetando todo su interior. Solo eso haría que la piedra reaccionase. Pero, además, toda la sala estaba hecha de madera. Sillas, mesas, estanterías… y qué decir de los libros. Absolutamente todo estaba iluminado.»

Quizá también te interese....

0 comentarios