Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

El Misterio Del Profesor Elphistone, de Luis Guallar y Aina Albi

Quien esté siguiendo este blog desde hace unos meses, se habrá dado cuenta de que me está interesando mucho la creciente relación entre el steampunk y la literatura infantil-juvenil. Me parece un campo de cultivo fascinante para cualquier retrofuturismo y cada día tengo más ganas de, sea como autor o coordinador, aportar algo ahí dentro... Ejemplos como los de Carmen Pombero, Sofía Rhei o Javier Ruescas hacen que me entre el gusanillo y me ponga a pensar cuánto podríamos lograr.
La última obra que entra en esta categoría y se une a causarme esa sensación es El Misterio del Profesor Elphistone, escrita por Luis Guallar, ilustrada por Aina Albi y editada por Tyrannosaurus Books.

A estar alturas de partido, Luis Guallar ya es un viejo conocido del steampunk en español. Por mi parte, leí por primera vez un par de relatos suyos mientras Paulo y yo seleccionábamos trabajos para el primer volumen de Ácronos (su "Viaje a Californía" abre la antología). Ha publicado también en Retrofuturismos (Nevsky, 2014) y The Best of Spanish Steampunk (Nevsky, 2015).


El Misterio Del Profesor Elphistone es su tercera novela cambiando bastante de registro (recálquese ese bastante...) con respecto a sus trabajos anteriores.
En esta ocasión, se pasa directamente al retrofuturismo infantil-juvenil sin perder su particular forma de ver y narrar el steampunk. Siempre me llamó la atención esa visión de Luis, ese modo elegante de desarrollarlo. No cae en el cliché ni lo necesita; ni se pierde en lo superficial. Lo desarrolla de un modo muy evocador y sabe transmitir imágenes geniales. Y esto, pasándonos a este género, vale mucho.
Quizá sea eso, como en todo el steampunk de Guallar, lo que más llame la atención y atrape de El Misterio Del Profesor Elphistone. En este caso, además, unido al humor que despliega en cada capítulo.

Poniéndonos ya en situación, he aquí la sinopsis de El Misterio del Profesor Elphistone:

En Londres todo el mundo tiene un autómata, y a veces se estropean. Para casos así no hay nadie mejor que Hiram Wiggins, el muchacho del taller del señor Fletcher. Pero cuando Hiram encuentra un misterioso estuche dentro de un autómata muy antiguo, no puede imaginar el lío en el que se ha metido. Junto a Nellie, su despistada amiga amante de los mapas, y su abuela Bedelia, antigua exploradora de fama mundial, correrá mil aventuras siguiendo las pistas que contiene el estuche, en busca del último invento del excéntrico profesor Elphistone. Pero no será nada fácil: unos misteriosos hombres de negro les persiguen… y están siendo vigilados por un siniestro personaje, alto, delgado y de ojos refulgentes…


La narración lleva un ritmo bueno, con los capítulos muy bien marcados y muy bien aderezado por el excelente trabajo de ilustración de Aina y de la editorial (que ya trabajaron juntos en Un Fantasma En Villa Florita). Me ha gustado especialmente el diseño de portada y de interiores, que le cambian la cara totalmente incluso al dinosaurio al que ya estábamos acostumbrados.
Me ha gustado especialmente el final evocador que se le da a la novela, después de todas las intrigas y vueltas que se dan a lo largo de toda la novela. Una obra muy recomendable y una joya más en la todavía corta lista de novelas steampunk de corte infantil-juvenil. Espero que sigamos creciendo en este sentido y que podamos ver más obras así en el futuro.

Gracias a Tyrannosaurus por el envío de un ejemplar.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…