Ir al contenido principal

Steampunk Hands Around the World: Our Classroom –Guest blog by Karen J. Carlisle

Translated from the original post written by Karen J. Carlisle, with her permission. (Thank you so much, Karen!) You can read it here:

¿Qué he aprendido del movimiento steampunk?

Las visiones y las filosofías del steampunk me llevan a querer aprender:

  • Reimaginar el pasado como inspiración para construir un futuro mejor.
  • Optimismo en cuanto al potencial humano, animando a las personas a expresar su creatividad.
  • Espíritu de libertad.
  • Ciencia y belleza (en las maravillosas obras artesanales, máquinas e invenciones).
  • Rechazo de la comercialización masiva y apoyo a la creación artesanal.
  • Reusar. Reciclar. Reutilizar.
  • Apoyar lo individual y la autosuficiencia, permitiéndonos ser libres, creativos y únicos, y expresar nuestra individualidad (el “punk” del steampunk).
  • Ser tolerante con los demás.

En la práctica, me ha inspirado a investigar sobre la gente y la historia del siglo XIX. He aprendido cosas que no me han enseñado en el colegio; allí solo aprendimos cosas sobre Darwin, Edison y Freud. Pero ¿qué hay de Tesla, Ada Lovelace, Elizabeth Blackwell o Margaret Eliza Maltby?
He investigado sobre transporte, comunicaciones o sucesos del siglo XIX (siendo escritora de steampunk, era inevitable). He investigado el trabajo de los sirvientes y empleados domésticos de la Reina Victoria. He participado en presentaciones sobre daguerrotipos y adquirido conocimientos sobre la forma de pensar victoriana a través de mi investigación sobre fotografía post-mortem. Mis estanterías se están combando bajo el peso de tantos libro (¡Nunca había tenido tantos!)
He profundizado en la creación de vestimenta decimonónica (siendo cliente, esto también era inevitable). He visitado museos, estudiado objetos e investigado en Internet en busca de más información sobre las modas de la época.

Algunos libros útiles:

Moda, arte filosofía, economía, sociedad… hoy día podemos estudiar cualquiera de estas materias. Lo bueno, lo feo y lo mal. Porque también pasan cosas malas. Lo sabemos. Y tomando nuestra Historia con objetividad, podemos escoger emular solo lo mejor del pasado. Podemos aprender de los errores del pasado.
Tenemos que decidir. Tenemos la oportunidad de mejorar nuestro mundo. Podemos escoger recuperar la lealtad, los buenos modales. Podemos escoger ayudar a los más desafortunados. Podemos esforzarnos por proporcionar atención médica para todos. Podemos reflexionar en lo que supuso la impersonal industrialización del siglo XIX y la repercusión que tuvo en el medio ambiente. Podemos escoger trabajar en pos de proteger el medio ambiente diseñando nuestros avances científicos con ese fin y esforzándonos por la sostenibilidad. Podemos aprender a no perpetuar nuestra cultura de usar y tirar.
Reusar. Reciclar. Reutilizar.

A nivel personal

Llevo una doble vida: arte y escritura contra ciencia. Tras el instituto, fui a la universidad y me gradué en Ciencias Aplicadas. Fui a lo seguro, escogí una carrera segura. Rechacé mi lado creativo. El steampunk me ha enseñado a abarcar todas mis pasiones. Me ha recordado que puedo dedicarme a ambas cosas; la ciencia también puede ser arte.
Crear —sea escribiendo, pintando o cosiendo— es catarsis. Me ha enseñado a lidiar con la ansiedad de la era moderna, vía escritura. Cuando creo, soy libre. Cualquier cosa es posible.


Bienvenidos al aula.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…