Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 19, 2014

Esa cosa llamada Greenpunk

A estas alturas del partido, no es un secreto que la única palabra acabada en –punk que me gusta es cyberpunk. Y aunque me confieso enamorado del steampunk, siento cada día en el alma que no se haya escogido cualquiera de los mil nombres mejores que podría haber para este movimiento. Una de las mayores desventajas de la fórmula «X + punk», como comenté hace un par de meses en Un poquito de por favor…, fue ilustrada mejor que nadie entre las páginas de El Investigador #11 por su directora, Araceli Rodríguez.
Esta fórmula nos hace pensar que podemos crear nuevos géneros, ser los pioneros en nuevas tendencias y tener una legión de seguidores a nuestras espaldas solo con sumarle a una palabra, la que mejor represente nuestra idea, el sufijo –punk. Una de las mentes pensantes tras una de estas nuevas tendencias fue un publicista, Matt Stagg, al que se le ocurrió que el tirón del steampunk le serviría para dar difusión a lo que él dio en llamar Greenpunk. Si el cyberpunk es un subgénero es…