viernes, 21 de noviembre de 2014

MECANISTIARIO del Profesor Chaparelli, de Enrique Quevedo

Hace unos días escribí una entrada con relación al potencial y el arranque que está teniendo la literatura steampunk, o retrofuturista, en libros de temática infantil y juvenil.
Posteriormente, tuve ocasión de reseñar una buena muestra de ello: Circus, publicado por Carmen Pombero y Jae Tanaka en ShotWords. Y tan solo unos días después recibí un ejemplar de cortesía de Mecanistiario del Profesor Chaparelli, de Enrique Quevedo, gracias a Tres Tigres Tristes.
Tengo que confesar que cuando busqué datos sobre la obra, y cuando al fin la tuve entre mis manos, no supe identificar de qué se trataba. Aun ahora no sabría decir. No es un libro, no es un póster… ¿es un tríptico? Bien, veo que TTT le llama funda y acordeón, la definición que mejor se ajusta a las dos piezas que lo forman.
Dentro de la funda, o tríptico, del Mecanistiario, me encontré con que el acordeón se abría ante mis narices mostrándome un árbol de animales con su ciclo vital, todo un mecanistiario (o mecanicum vocabulum). Como soy muy fanático de las máquinas complejas y de repasar su último centímetro para ver cómo funcionan, no pude evitar comenzar por ahí. Pero vayamos por partes…
Dejando a un lado el Mecanistiario en sí, volviendo al tríptico que lo envuelve, antes de abrirlo podemos ponernos en situación y saber quiénes son Enrique Quevedo y el profesor Chaparelli. 

Sin desvelar demasiado de su curiosa historia, solo puedo decir que el profesor Chaparelli es un científico del siglo XXV y que, de un modo misterioso, sus diarios y anotaciones viajaron atrás en el tiempo para caer en manos de Enrique Quevedo.

Ya puestos en situación el fondo del tríptico plantea una serie de enigmas y juegos acompañados de notas (y hasta un recorte de periódico), todo ello venido del futuro, del siglo XXV. Gracias a él podemos conocer más cosas sobre sus investigaciones, sus inventos, su laboratorio y su vida.
Es entonces cuando estamos listos para abordar el Ciclo Vital del Animal Mecánico, su obra maestra y resultado de sus investigaciones, y conocerlo a fondo.
Por una cara tenemos todo el árbol en el que, ahora sí, podemos repasar todas las conexiones de tuberías y cuerdas, uniendo todo el reino animal en una sola máquina. Una maravilla en la que se puede pasar tiempo y tiempo, perdiéndose entre su maquinaria, entendiendo su configuración y el significado de cada parte. Como mínimo, despierta la imaginación.
Y por la parte de atrás, con ayuda de las anotaciones del profesor, podemos leer los versos que explican cómo es y cómo funciona cada animal; con sus virtudes y sus defectos y su parte en toda la maquinaria.
Aunque las fotos no le hacen justicia a una obra preciosa, en el catálogo de TTT se puede ver un álbum de fotos para hacerse una idea:

En definitiva, una maravilla tanto en texto como en dibujo. Los dibujos son magníficos, muy bien cuidados y sin abusar del engranaje por el engranaje, donde cada parte se ve funcional y en la que podemos llegar a entender la maquinaria al completo, conociendo el futuro del que ha venido, del que se nos cuenta lo justo para hacer volar la imaginación. Y todo ello envuelto en una historia y un personaje, el profesor Chaparelli, del que espero saber más: más diseños, más máquinas maravillosas y más aventuras.
Agradezco a Tres Tigres Tristes el envío de un ejemplar.


No hay comentarios: