martes, 9 de septiembre de 2014

Cómo coordinar una antología I


Desde hace unos años, parece que la edición de antologías de varios autores está en auge en España —yo soy el primero que reconoce que se subió al carro— y hasta hay quien dice que el mercado está sobresaturado.
Pero es que es tan gratificante y tan sencillo crearlas... Os diré, en pocos pasos, cómo se hace:

Primero, te entusiasmas con un tema; luego, se te implanta en la cabeza una idea —normalmente, ya con el título fijado; después, solo tienes que enviar mensajes a diestro y siniestro invitando a tus colegas a que te escriban sus relatos. Según tu personalidad, te sentirás realizado por tener a un grupo de más o menos una docena bajo tus órdenes directas, o por poder ayudar a tus amigos a hacer currículum, o por contribuir al mercado con una joya imprescindible que todos querrán comprar. En este punto te vendrá a la mente Fnac Callao y divagarás un rato pensando quién podría acompañarte, a derecha y a izquierda, para presentarla a un auditorio lleno de gente…. Pero tras un par de minutos y sin dos nombres claros, te darás cuenta de que es algo pronto para eso. Así que te pones a pensar en cómo dar las órdenes y distribuir todo el trabajo.
Así que, como es lógico, tiras de Internet. Los grupos de correo son algo atrasado que ya solo te resultan útiles para votar los Ignotus, así que decides usar Facebook. Sus grupos de trabajo son lo último como herramienta de trabajo. Puedes crear un grupo en el que Facebook te dice que tú eres el que manda, añadir solo a tu tropa —o comando, según cómo lo tengas planteado— y escribir una descripción en la que sueltas por primera vez la sinopsis que llevará la obra.
Ah, y no te olvides del subidón que da poner el grupo en modo "secreto". No en privado, no; eso es una charla de bar entre amigos. En secreto, que es algo así como una importante reunión en un sótano oscuro con tu tropa —o tu comando, según cómo lo tengas planeado.
Y, para terminar de echarlo a andar, lo das todo en la bienvenida que inaugura el grupo y en la que sabes que no quedará ni el corrector por darle al "me gusta". Eso casi llena tanto como saber que esas palabras, digas lo que digas, quedarán solo entre tu grupo de autores, en secreto.
Tan sencillo como eso… hasta que los meses pasan, la gente no cumple los plazos, tus caminos —tan bien iluminados el primer día— se llenan de barro y terminas por darte cuenta de que estás de lleno en una trinchera con toda tu tropa —o comando, según cómo lo tengas planteado— muriendo de hambre.
Y según tu personalidad —véase la cita anterior—, asumirás la culpa, usarás por la eternidad la excusa de la falta de tiempo (hasta que olviden el proyecto) o buscarás culpables entre la gente del grupo.
Sea como sea, lo cierto es que el grupo nunca se cerrará, los soldados nunca lo abandonarán y la conquista terminará por ser olvidada… Así que, ¿cómo narices se coordina una antología?

Volvamos al principio y retomemos tu idea. Es buena, reconócelo, pero esto es algo nuevo para nosotros y no tan fácil como parece, así que volvemos a empezar; esta vez, con los pies en la tierra, la cabeza asentada y el conjunto bien planificado.
Tu antología podría interesar a algún editor porque rellena un hueco, porque el público la demanda o porque tiene cierto valor añadido. Sea como sea, tiene que tener algo… una chispa que haga que la gente se dé cuenta de por qué merece la pena.
Mi primera obra como antólogo, Ácronos, surgió de la necesidad de un público que llevaba tiempo demandando una antología steampunk. Tanto mi compañero en la coordinación, Paulo César Ramírez, como yo, llevábamos un tiempo siguiendo la escena steampunk en España y veíamos esa necesidad. Fue la casualidad la que hizo que nosotros estuviésemos ahí para aprovechar el momento. Lugar exacto, momento exacto. Y el hecho de que Fábulas de Albión y Félix J. Palma sacasen la primera antología steampunk escrita en español por esas fechas atestigua que no íbamos desencaminados.
Si lo analizamos, es la idea la que nos llamó. Queríamos hacerla porque sería la primera antología steampunk en español o, tras el lanzamiento de Steampunk. Antología Retrofuturista, la primera escrita en español por aficionados al steampunk.
Sea cual sea tu idea —si no se ha hecho ya tropecientas veces antes por otra gente—, es hora de comenzar a estructurar el proyecto y buscar a los autores que emparedaremos para siempre entre sus tapas. Pero eso ya es un segundo paso, que daremos otro día…

No hay comentarios: