Ir al contenido principal

Cómo coordinar una antología II

En el episodio anterior de esta pequeña serie expliqué desde mi punto de vista y mi propia experiencia, y con algo de humor, cómo dar el primer paso para coordinar una antología: establecer la idea.
Y lo cierto es que por culpa de reírnos un rato de un hipotético antólogo con más entusiasmo que experiencia quedó un poco cutre como inicio útil. Así que en este segundo episodio intentaré explayarme un poco más en lo que de verdad importa.
Habíamos quedado en que ahora toca empezar a estructurar el proyecto y buscar a los autores, así que vamos a ello…

Estructurar el proyecto
Antes de nada, sea en Word, diario, libreta, bloc de notas, Scrivener o donde nos sintamos más cómodos, deberíamos establecer unos plazos para que las cosas no se nos vayan de las manos. Quizá pensemos en hacerlo mentalmente, pero te sorprenderá ver lo útil que es a veces plasmar las cosas en papel y marcarse objetivos a corto y largo plazo. El objetivo a largo plazo es terminar la antología; después sería, por ejemplo, encontrarle una editorial; después… Y los objetivos a corto plazo son pequeñas metas que vamos superando para ir a alcanzar las grandes. Así, si nuestro primer objetivo gordo es tener un manuscrito terminado, los objetivos a corto plazo para llegar a ello serían conseguir una plantilla de autores, tener los textos acabados, corregirlos… Vale que esto es algo más bien subjetivo que me saco de la manga, pero básicamente, los cerebros de todos los antólogos funciona bajo esa premisa básica.
Eso sí, marca fechas límite razonables y no las ajustes unas a otras. Si cuando vas de vacaciones no sales del hotel a las 11 para pillar el avión de las 12, no marques le fecha de entrega de relatos a día 5 si quieres tener el manuscrito hecho el día 6. Espacios de trabajo razonables y márgenes entre fechas.

Buscar a la tropa
Sin irnos por las ramas otra vez, vamos de una vez a buscar a la tropa. Y ahora ¿a quién sumamos? «Hay un colega con el que hablamos de esto entre copas y nos pidió un hueco. Por ser coleguilla le dije que sí; hay un amigo de la uni que escribe que te pasas y el resto me los saco del murillo de Facebook, que hay gente muy maja.» Vale, para el carro, que esto no es una partida de rol para juntar a los colegas. Esto es una antología seria y profesional.
Primeramente, piensa cuál es el tema. Porque si estás quemado de cómo está el mundo y buscas criticar el sistema consumista, asqueroso y obsolescente en el que estamos hasta las cachas con una antología de distopías deberías buscar autores que sabes que podrán encarar el tema. (Vale, ahora me vendrás con que Ricard, el de Fantascy, metió a Laura Gallego en Mañana Todavía y el relato no solamente es bueno sino que es la leche. Pero ni tú ni yo somos Ricard ni esto es Fantascy). Necesitas ir a lo seguro y saber que los autores con los que trabajas funcionarán bien. Así que repasa la lista y nos daremos cuenta de que el colega del bar no hiló dos palabras en su vida; que el tipo de la uni nunca escribió ficción y que apenas conoces los trabajos de tus amiguetes de Facebook (aunque te bombardeen sin parar con su spam y sus kikstarters, que yo sé que pasas de ellos, pirata).
Piensa en aquellos autores que podrán abordar el tema en cuestión. ¿Que Emilio Bueso es colega tuyo? Pues a por él. ¿Que Cormac MacCarthy fue a clase contigo? Pues súmalo. ¿Y que Ray Bradbury y George Orwell son tíos abuelos tuyos por parte de madre? Bueno, no te pases. Pero si es verdad, súmalos también.
La idea es que busques autores afines a la temática, que sepan afrontar lo que les pides y que no te vayan a dejar tirado a medio camino. Para ello es ideal conocer la escena literaria actual, no solo tu muro. Pero eso ya se da por hecho si te metes a esto de juntar letras.

En mi caso, con Ácronos, el tema era steampunk. El primer nombre que me sonó en el tarro fue Víctor Conde. Víctor escribe muy bien este género, me conocía, habíamos hecho cosicas juntos y me había dicho que contara con él para cualquier cosa. Pues a por él. El segundo nombre fue Eduardo Vaquerizo; el tercero, Jesús Cañadas… y así hasta sumarlos a todos.
Llegados a este punto resulta que, en nuestro caso, se hizo una convocatoria abierta para sumar 5 autores noveles. Acabo de decirte que no sumes a nadie que no conozcas bien y ahora resulta que, en nuestro caso, dimos pie a que entrase cualquiera… Bien, pues veamos cómo se hizo para que el proyecto no pasase de antología a guateque.
Eso sí, en el próximo episodio…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…