Ir al contenido principal

Mañana Todavía, de VVAA

Hace un tiempo, Fantascy anunció que estaba preparando una antología de distopías para el siglo XXI. Así, de golpe, la noticia me pareció interesante. Me gusta Fantascy, está teniendo buen arranque, y me gustan las distopías. Pero cuando escuché a Ricard Ruiz en un podcast (no recuerdo cuál…) hablando de la recopilación, de la que él está al cargo, y nombrando gente como Laura Gallego, Emilio Bueso, Rosa Montero… no pude evitar que se me metiese en la mente.
Y así fue cómo me hice con ella y la devoré antes de veinticuatro horas.

Como bien decía Ricard Ruiz, “WeKids”, el relato de Laura Gallego, sorprende bastante. No es extraño que lo haya escogido para abrir el volumen. Comienza de forma inocente, casi en tono de broma, para cambiar de tono poco a poco hasta volverse inquietante y terminar con un sorprendente e inesperado final. Una muy recomendable reflexión sobre las redes sociales y el poder que pueden ejercer en nuestras vidas si seguimos este camino por el que nos estamos dejando llevar. Y sobre todo para aquellos que piensan que Gallego no puede salirse de la línea a la que nos tiene acostumbrados.
A su manera, lo mismo sucede con “El error”, de Rosa Montero, que tal como hizo con Lágrimas en la lluvia —novela escrita en claro homenaje a Blade Runner—, demuestra que funciona bien dentro del cyberpunk y la distopía. En este caso, es un relato conciso y bien trabajado, en el universo de Lágrimas en la lluvia; aunque me dio la sensación de ser algo así como una escena caída de las hojas de la novela, y bastante predecible.
Y si hablamos de relatos homenaje no podemos dejar pasar el “2084. Después de la Revolución”, de Elia Barceló. El mismo título, teniendo en cuenta que esto va de distopías, sirve de clara revelación. Sin embargo, su relato no se limita a una copia de la novela a la que homenajea, como tantas veces hemos visto, sino que lo recuerda y le mantiene el respeto que se merece, siendo original e interesante en lugar de simple copia.

 
Mención aparte merecen los tres relatos que más me inquietaron en cuanto a lo que el futuro podría depararnos.
De estos, el que a priori presenta un futuro más lejano —quizá no tanto— desarrolla un mundo totalmente opuesto al que se escogió para la portada. En él, “Al garete”, Emilio Bueso despliega su habitual forma de narrar, sin pelos en la lengua, recordándome a veces a Cenital; novela que, por cierto, todavía me da mal cuerpo…
Sin embargo, el más inquietante a la vez que cercano, que más me costó leer, fue el de Susana Vallejo. “Gracia” es el relato más impactante, también más cercano de lo que parece, tal como están las cosas, y bastante crudo. Me hizo entornar los ojos en más de una ocasión. Sobra decir que, tal como Laura Gallego, Vallejo se apunta un tanto y da sobradas razones para acallar a quien pretenda encasillarla en cierto tipo de literatura.
Y si entiendo por qué Gallego abre la antología, también comprendo perfectamente por qué se escogió a Javier Negrete para cerrarla con su novela corta “Los centinelas del tiempo”, también en claro homenaje; esta vez, a la literatura, a la cultura, a la fantasía, a Ray Bradbury y a  Poul Anderson. Con esta novela Negrete presenta un mundo absurdo y familiar a un tiempo, tan lejano como cercano, en el que la educación y lo políticamente correcto han alcanzado la máxima expresión de estupidez. Me atrevo a decir, a pesar de estar todavía empezando el verano, que esta será una de las mejores novelas cortas del año. Desde luego, es de lo mejor que llevo leído en este 2014. Es un relato que cumple con todo lo que una buena distopía debe ser: impactante, que haga reflexionar en nuestra propia actualidad, en el hoy, en cosas que ya hemos permitido y que están pasando, en cada página. Una bofetada en la cara que casi se sale de la ciencia ficción para quedarse en obra realista.

Acostumbrados a 1984, Un mundo feliz… a distopías del siglo XX con las que todavía nos identificamos, en parte es una alegría ver que este siglo XXI también tiene buenas historias de esta temática que ofrecer. Y las doce distopías de Mañana todavía darán mucho de que hablar… ojalá no como profecía cumplida.

Comentarios

Lady Ovejita ha dicho que…
No sabía nada de esta antología, pero parece imprescindible.
Yosu Rc! ha dicho que…
Salió a la calle el 5 de este mes y es muy recomendable.
Desde luego, yo creo que se quedará como un referente...
odo ha dicho que…
"cuando escuché a Ricard Ruiz en un podcast (no recuerdo cuál…)"

Si se me permite el ligero spam, diría que fue en un episodio de VerdHugos Podcast:

http://verdhugos.blogspot.com.es/2013/10/primer-episodio-de-la-tercera-temporada.html
Yosu Rc! ha dicho que…
Jajaja No, esto en concreto creo que fue en un especial del Día del Libro.
Los VerdHugos sois muy grandes, de lo mejor, pero ese programa no recuerdo de quién fue...

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…