Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

En apoyo al Steampunk

Ha llegado la hora de hacer balance de 2013.
Pensando tanto en modo global como individualmente, en cada paso dado, estoy muy contento con el resultado. Sé a ciencia cierta que he ayudado a mucha gente por el camino tanto a seguir adelante como a levantarse y sé que voy por buen camino. Sigo disfrutando de lo que hago y tengo en mente un 2014 igual o mejor.

Lo más destacado se produjo en Febrero cuando al fin presentamos, en la I Semana Retrofuturista la primera antología escrita por steampunks y la que me abrió el camino como coordinador: Ácronos (Tyrannosaurus Books). Casi está a punto de agotar su segunda edición y la editorial ya pretende tener lista un segundo volumen para 2014. Además, Ácronos me llevó por primera vez a firmar a la Feria del Libro de Madrid y a la II EuroSteamCon, donde además presenté mi tercera novela: Lendaria (Dlorean Ediciones).
Y es que este año los eventos y las convenciones tampoco se me han dado mal. Respecto a la EuroSteamCon, me siento especialmente contento por lograr un número de sedes impensable el año pasado.
Me alegro de haber podido aportar algo (más o menos) para echar a andar cada una de las nuevas sedes, tanto en Bilbao como en Sevilla y, activamente, en Zaragoza.
Además tuve la oportunidad de participar como invitado en una charla durante la Hobbycon A Coruña y de pasarme fugazmente, un par de días, por el Celsius de Avilés (al que pienso volver).

Volviendo a publicaciones, no puedo olvidar ese proyecto que nació como una locura para ayudar a publicar y darse a conocer a autores noveles pero que está gustando, teniendo buena acogida y funcionando bastante bien entre el público: Planes B. Me gustaría tener más personal y tiempo para producir cada número. Aun así, logramos sacar adelante el volumen 2 y tener listo para editar el manuscrito del volumen 3, que esperamos tener pronto en la calle.



En cuanto a relato, además de colarme en varias antologías: SteamTales, a la que también le hice el prólogo; Lendas de Gallaecia, mi primera participación en papel en Steampunk gallego; y Ilusionaria IV, que saldrá a la luz en 2014.
Además, comencé una interesante colaboración con la red de libros Ficción Científica, participando con dos relatos y entrando a formar parte de su ebook gratuito Ellos son el futuro.
Y me alegra poder decir que sigo como plantilla fija en la única revista retrofuturista escrita en español, El Investigador y que estas novedades fueron mencionadas de un modo u otro en La Rosa de los Vientos, de Onda Cero; Fallo de Sistema, de Radio 3; Debutantes, de Radio 5; en la revista Leer, con entrevista incluida de Maica Rivera y en ScifiWorld Magazine, gracias a Adri Martín.

Ya pensando en 2014, tengo que hacer mención a unas palabras que leí hace unos días en Airship Ambassador y que después de comentar con su autor, Kevin D. Steil, hemos decidido traducir en español para la comunidad Steampunk que habla nuestro idioma.
Él, a su vez, inspiró su artículo en unas palabras de Eric Larson durante la última Teslacon.

En apoyo al Steampunk.
Como Eric Larson recordó a los asistentes a la Teslacon de este año, el Steampunk es nuestro fandom, nuestra comunidad. Lo hacemos nosotros mismos. Y sigue ahí porque nosotros seguimos ahí, porque nosotros mantenemos el concepto de Steampunk en todas sus manifestaciones. El Steampunk se mantiene por nuestro interés y nuestros actos. Sin nosotros, no habría Steampunk, no habría comunidad.
Así que, si queremos que esta comunidad no se quede estancada, sino que crezca y prospere, tenemos que continuar apoyándola de todas las formas que podamos, según nuestros intereses y nuestras habilidades particulares.
Cuando hacemos “me gusta”, comentamos o damos difusión a un blog, estamos apoyando a su escritor y le decimos que queremos más. Cuando compramos un libro, disco o dibujo, hacemos lo mismo también por sus autores  (¡y sus editores!), músicos e ilustradores; respectivamente. Cuando compramos algo, apoyamos a un vendedor y su modo de vida, y haciendo eso, también hacemos posible que pueda seguir creando más para nosotros.
Cuando vamos a eventos o convenciones, ahí realmente damos nuestro apoyo, especialmente por y para otros. Además, la gente fuera de nuestra comunidad lo ve y, de algún modo, esto los atrae a unirse a nosotros.
Nuestra comunidad se hace mejor y más fuerte por y para cada uno de nosotros.
Con cada pequeño movimiento, nos apoyamos unos a otros, apoyamos a la comunidad y apoyamos la idea misma del Steampunk… incluso lo que significa en sí mismo ser Steampunk.
Eric nos animó y “retó” a que llevásemos dos personas, solo dos, a cualquier evento Steampunk en cualquier parte del mundo en Febrero y Junio. Es una muestra de apoyo y una gran muestra de entusiasmo por compartir algo que nos gusta tanto.
Te animo a apoyar el Steampunk (su gente, su comunidad y sus ideas) durante todo el año. ¡Haz ruido, difúndelo! Intenta hacer algo cada día. No tiene por qué ser algo grande o extravagante. Simplemente algo que demuestre tu interés y tu apoyo. Que la gente sepa que aprecias lo que hacen. Y que comparte lo tuyo también. Algo pequeño cada día por cada uno de nosotros creará un enorme impacto en nuestra comunidad y más allá.
Repito: Por favor, sigue siendo el gran y magnífico Steampunk que eres. Y recuerda que tu apoyo y tus actos individuales de cada día pueden influir en alguien y causarle gran impacto.

No hace falta decir que me suscribo totalmente a lo dicho por Eric y difundido por Kevin.


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…