Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Metamorfosis en el cielo, de Mathias Malzieu

Después de haberme enterado de que se está preparando la versión cinematográfica de “Lamecánica del corazón”, una de las novelas de Mathias Malzieu, recordé que todavía tenía pendiente de leer su último trabajo: “Metamorfosis en el cielo”,publicado a finales de 2011 por RHM.
Al abordar cualquier novela de Malzieu siempre pesa la alargada sombra de “La mecánica del corazón”. Y en esta ocasión, como pasó con “La alargada sombra del amor”, tampoco defrauda. Mantiene su mismo y peculiar forma de contar historias —que tanto envidio—, cargadas de metáforas que sacan sonrisas y de un arte casi mágico para encadenarlas una tras otra. Ante todo, siempre admiro su gran capacidad de retratar mundos oscuros y tristes de un modo tan lleno de luz, hermoso y sobrecogedor.

En esta tercera novela narra la historia de Tom «Hematoma» Cloudman, un acróbata y especialista en escenas de riesgo (el peor del mundo, según dicen todos). Tras resumir fugazmente su historia en pocas páginas, Tom pasa a relatar su vida desde el momento en el que, tras uno de sus muchos accidentes, se le detecta un cáncer terminal que da al traste con su “carrera” y sus sueños.
En el hospital conocerá a un ser mitad mujer y mitad pájaro (pajaramujer, como él la llama) de la que se enamorará locamente y que le propone una salida a su situación: si es fiel a sus sentimientos hacia ella podrá transformarse en un nuevo ser y resurgir como un ave Fénix a una vida nueva.

Cabe destacar, en este caso, que el autor no crea un universo de lugares y personajes a su alrededor, como en otras ocasiones. En “Metamorfosis en el cielo”, aparte de Tom Cloudman y su amada, la pajaramujer, solo hay un personaje más que pasa de ser solo circunstancial. Los demás personajes no le roban espacio a la historia de Tom. Toda la obra se centra en esa transformación que Tom debe llevar a cabo y en sus sentimientos a la hora de enfrentarse a su situación.
Visto así podría parecer un nuevo tópico, demasiado sensiblero o excesivamente recargado, en el que un personaje se enfrenta al cáncer como si fuese un héroe; tratando de tocar la sensibilidad del lector. Nada más lejos. En este caso, lo que más me gustó de la obra es que Malzieu se centra en el paso inevitable que Tom debe dar y en el modo en el que debe adaptarse a las circunstancias que le han tocado vivir (sobre todo a la vida relajada y decadente en el hospital), dejándose llevar finalmente por la metamorfosis y el desenlace que le esperan.
Aunque por un lado se nos presenta a un enfermo terminal en sus últimos momentos y por otro se nos presenta una solución milagrosa e “infalible” a su problema, el final no es para nada predecible; y Malzieu lo sabe resolver de un modo digno de su pluma, con gran maestría, cerrándose la obra de un modo —desde mi punto de vista— magnífico.
Mientras avanzaba en la lectura, tal como me sucedió con “La alargada sombra del amor”, no pude evitar sentir que el autor sabía de lo que estaba hablando, como tratando de purgar el sufrimiento por una realidad similar vivida en su vida. Sin embargo, no es una obra que se centre en el sufrimiento y en el dolor o en la tan manida batalla por la superación. Como curiosidad, debo añadir que la portada no es una simple representación artística, sino que es muy fiel a lo narrado en la novela. Es un poético canto a la belleza, a la vida y a los sueños… es, una vez más, 100 % Mathias Malzieu.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…