Ir al contenido principal

El Anacronópete, de Enrique Gaspar

Hacía tiempo que tenía guardada una copia de "El Anacronópete" y confieso que hasta hace apenas un mes nunca había tenido tiempo de ponerme con ella. La había comenzado en una ocasión (no fue el momento propicio) y aunque me gustó el inicio, tuve que dejarla y recomenzarla en esta segunda ocasión.
Fue escrita originalmente en 1881 y editada en Barcelona en 1887 (HG Wells escribió su primera novela, “La máquina del tiempo” en 1895) y narra las aventuras de Sindulfo García, doctor en ciencias exactas, físicas y naturales de Zaragoza (podemos llamarle tranquilamente “mad doctor”), y de su invención para viajar por el tiempo y el espacio: El Anacronópete.
Destaca de esta obra el aire verniano de su narración, donde nada es dejado al azar. Gaspar procura que el viaje en el tiempo sea en todo momento verosímil y lógico, implicando al lector en su razonamiento. Por ejemplo, se preocupa por explicar el principio que permite al anacronópete (del griego: Aná, “hacia atrás”; cronos, “tiempo”; petes; “que vuela”) volar hacia atrás —o retrogradar— en el tiempo o el motivo por el que los pasajeros deben beber el “fluido García” antes de viajar.

La obra (que, al parecer, ha de catalogarse como zazuela) se inicia en la Exposición Universal de 1878 en París, contagiando el entusiasmo del ambiente y del progreso científico de la expo al lector. Las mayores y mejores avances de la época han sido reunidos en esa fecha y ese lugar, y Sindulfo García presenta su Anacronópete al público. Así, ya desde el capítulo primero, se muestra una narración entretenida, fresca y mordaz. Si el lector conoce de antemano los primeros trabajos de Julio Verne y gusta de su tendencia a dar pinceladas de humor y retranca en ciertos pasajes, disfrutará enormemente con la narración de Gaspar, mucho más avispada y socarrona en este sentido (especialmente en cuanto a Francia y los franceses, ahí queda eso…). Y mientras tanto, en este tono ameno y divertido, nos va avanzando en cuanto a la ciencia más moderna, con explicaciones sobre la obra del propio Verne (a la que se hace patente que Gaspar es gran aficionado), a los principios del vuelo de los aerostatos de los hermanos Montgolfier, la máquina de vapor de Stephenson, el Ictíneo de Monturiol, el Nautilus… sin que la narración se haga pesada en ningún momento.
No tardará, eso sí, en poner en marcha el invento para viajar a momentos históricos, y hasta bíblicos, del pasado; llegando a ir hasta el mismo momento de la Creación.

Desde luego, "El Anacronópete" es una joya dentro de la literatura nacional y un gran aporte a la escena internacional del momento, en el que las novelas de ficción visionarias (los romances científicos, los voyages extraordinaires…) estaban tan de moda. Quizá no se enseñe en los colegios ni se hable mucho de ella, pero creo que es una obra que todavía puede seguir gustando y que deberíamos recuperar ya que, gracias a su avanzada edad, resulta sencilla de conseguir y de leer gratuitamente. Por ejemplo, a través de la web de la Universidad de Alicante en el siguiente enlace:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…