Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Clementine, de Cherie Priest (El Siglo Mecánico #2)


A pesar de formar parte de un mismo universo, las novelas que forman parte de El Siglo Mecánico (publicadas por La Factoría de Ideas) no siguen una única historia o a un solo grupo de personajes. Los argumentos que desarrollan son autoconclusivos e independientes unos de otros, lo cual hace que los zombis de “Boneshaker” no tengan parte en “Clementine”.

“Clementine” cuenta en esta ocasión la primera misión en la Agencia de Detectives Pinkerton de la exespía confederada Maria Isabella Boyd.
Así, lejos de la Boneshaker y de los desastres derivados de su creación, en esta segunda novela de la serie nos toparemos con la Clementine, una aeronave federal que Maria debe escoltar para que pueda entregar con éxito su cargamento secreto y de gran importancia para la nación.
Pero el pirata aéreo Croggon Hainey, un esclavo fugitivo buscado por la ley, le pondrá las cosas difíciles a Maria hasta que las circunstancias les obliguen a formar una extraña alianza contra un enemigo común.

Las peculiaridades del argumento le permiten esta vez a Priest desarrollar un nuevo y mucho más ampliado escenario que en la primera ocasión, en la que toda la novela debía desarrollarse en torno a una ciudad en cuarentena.
“Clementine” nos lleva, en cambio, a través de los aires en viajes y batallas de piratas (muy al estilo Abney Park), soldados y agentes secretos hasta un final quizá un tanto precipitado.

Pero aunque esta nueva entrega se presente a priori más aventurera y prometedora, resulta ser la más floja de la serie. Su premisa aventurera se descubre más pronto que tarde como un tanto más pulp, haciendo que se eche en falta esta vez algo más de desarrollo en torno al sencillo argumento que estamos siguiendo.
Además, al avanzar en “Clementine”, se echa en falta algo más de profundidad en los personajes. Después de conocer a la genial Briar de “Boneshaker”, con su oscuro pasado y su afán por rescatar a su hijo de la ciudad de los zombies, Maria resulta un tanto plana. Resulta, todo hay que decirlo, la heroína Steampunk de libro, a la que tan acostumbrados estamos ya. Es un personaje agradable, con el que se logra empatizar en seguida, eso sí, pero poco más nos muestra más allá de su carácter bromista a la par que agresivo y duro, envidiable para una señorita de su época. Lo que se espera de alguien con su historial.

No es una lectura desagradable ni difícil de seguir. Vista con objetividad, resulta una aventura entretenida, que saca sonrisas más de una vez, y bien resuelta. Sin embargo, como parte de la serie (y teniendo en cuenta que carga el peso de “Boneshaker” a sus espaldas), no puedo evitar mencionar que me dejó un tanto indiferente, con la sensación de que me hubiese gustado que aportase algo más. Hay que leerla, por tanto, con ojos nuevos y como una novela independiente y aparte.
Como opinión personal, supongo que si hubiese sido publicada fuera de la serie, esta novela hubiese sido algo muy diferente.

Si quieres leer, como avance, el primer capítulo, lo encontrarás en la tienda de Cyberdark: http://tienda.cyberdark.net/clementine-el-siglo-mecanico-2-n222164.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…