Ir al contenido principal

Luces del Norte (La materia oscura #1), de Philip Pullman


Hacía tiempo que tenía ganas de comenzar a leer la serie de novelas de “La materia oscura” de Philip Pullman y, como últimamente estoy cada vez más inmerso en la vertiente más fantástica del Steampunk (la llamada Gaslmap), he decidido comenzar al fin con “Luces del Norte”.
Antes de nada, debo decir que haber visto escenas y partes sueltas de la adaptación cinematográfica (“La brújula dorada”) me ha hecho algo de daño a la hora de ponerme a leer. Es una película que no llegué a ver completa y que no me llama mucho la atención. El caso es que, al ir avanzado en el libro, no podía evitar ver los personajes influenciados por sus caracterizaciones; por lo que tuve que hacer un esfuerzo especial por separar a unos de otros.
Así, en principio me encontré con el mismo argumento prometedor. Se presenta a Lyra, una niña huérfana de unos diez u once años, que vive en Oxford. Allí, los niños están desapareciendo, siendo raptados por unos extraños y misteriosos personajes de los que apenas nada se sabe. En cuanto a Lyra, cae en sus manos un instrumento que le permite conocer la verdad y adivinar cosas que nadie sabe: un aletiómetro. Y con él en el bolsillo se lanza hacia el Polo Norte para salvar a los niños secuestrados.
En un principio, la trama avanza despacio y no se destaca por escenas que destaquen por su acción o por hacer avanzar especialmente la narración. Las piezas tardan un rato en ponerse en su sitio para que Lyra pueda lanzarse a la aventura. Y aun así, la magia, la ciencia y la acción tardaron en llegar más de lo que me hubiese gustado. Y los diálogos se me fueron haciendo, por veces, muy largos en esta primera parte. Además, el personaje principal, Lyra, no me fue de mucha ayuda para involucrarme en su aventura.
Sin embargo, una vez me vi inmerso en la trama, no me costó mucho seguir avanzando —aunque no terminé de empatizar con Lyra ni con la mayoría de personajes— hasta llegar al final. El problema que se plantea, finalmente encuentra solución, pero que el final este diseñado especialmente para preparar la segunda parte (“La daga”) le resta emoción.

Leída la primera parte puedo decir que me parece un ejercicio interesante y clásico de lo que ahora llamamos Gaslamp. Tiene una estética que atrapa, no especialmente centrado en ella, pero atrayente; y pone en escena un mundo que puede dar mucho de sí en las siguientes entregas.
En conjunto, a la narración le interesa más mostrarnos el desarrollo de Lyra como personaje y como persona a través de sus aventuras, que la resolución del problema en sí. Es, por tanto, un viaje clásico de iniciación, de esos que ayudan a un niño a conocer cómo es el mundo de verdad —más allá de las fronteras de su hogar— y marcado por las diferencias de visión y comportamiento entre adultos y niños.

En principio no me ha sido una lectura fácil, pero se me ha ido animando poco a poco. Y aunque no me lleva corriendo a por la segunda parte, sí la mantiene entre las muchas lecturas pendientes que tengo para un futuro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…