Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Leviathan, de Scott Westerfeld

Conozco la serie Leviathan desde que Scott Westerfeld comenzó a escribirla hace ya varios años. Desde entonces he estado esperando a que viniese a caer pronto a España. La espera no ha sido larga, ya que Edebé anunció hace poco que se encargaría de distribuirla por aquí, y apenas hace una semana que la tenemos en la calle.

Pero ¿qué es Leviathan y de qué trata?
El universo retrofuturista en el que se encuadra se puede explicar fácilmente con el mapa de Europa que incluye el libro. En él vemos la división del continente al inicio de la Gran Guerra, en 1914. Aparte de los países neutrales, casi todo él se divide en dos facciones: darwinistas y clankers.
Los darwinistas, entre los que se incluye Inglaterra, basan casi toda su tecnología en los descubrimientos de Darwin y en ingeniería genética. Así, cuentan en su vida cotidiana con una gran cantidad de animales «fabricados» para realizar labores que en la Revolución Industrial habrían realizado máquinas a vapor.
Los clankers, por el contrario, incluyendo Austria o Alemania, basan su ruda, fría y mecánica tecnología en el metal y los combustibles diésel.
En este escenario, conoceremos a un joven de cada bando. Por los darwinistas, a Deryl Sharp, una joven que se hace pasar por chico para alistarse y servir a su país; y por los clankers, a Aleksander Ferdinand, príncipe del Imperio Austrohúngaro que, de la noche a la mañana, ve cómo su propia gente se vuelve contra él con el estallido de la Guerra. Avanzando paralelamente en sus historias (Deryl tratando de ocultar su secreto y Alek huyendo de sus perseguidores), pronto veremos cómo sus caminos se cruzan para formar uno solo, un camino que los llevará a dar la vuelta al mundo.

En el epílogo, el propio Westerfeld califica la obra de Steampunk aunque, mientras la iba leyendo, no podía evitar tener la sensación de que, pasando de un bando a otro, estaba saltando continuamente del Steampunk de los darwinistas al Dieselpunk de los clankers. Unos mostrando un luminoso y visionario mundo anclado en los descubrimientos científicos del XIX, y otro con una increíblemente avanzada tecnología centrada en el belicismo y en el futuro de guerras que estaba comenzando.
De hecho, la novela está ambientada en los primeros meses de la Gran Guerra, en el año 1914, época en la que se desdibuja fácilmente el límite entre Steampunk y Dieselpunk. Para mí, en ello reside uno de los atractivos de la novela: que juega muy bien con ambos retrofuturismos, conjugando uno y otro con coherencia en una misma historia y, quizá, sin pretenderlo.

Tras leer estas palabras sobre cómo Westerfeld da una vuelta de tuerca al escenario de la guerra, puede parecer que la Historia real queda relegada a un segundo plano. Sin embargo, también me ha gustado el modo en el que el autor respeta e integra a personajes y sucesos reales en su mundo alternativo. Así, nos encontraremos en ella con menciones a un renovado Charles Darwin, al archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía, a Nora Barlow, a Winston Churchill…
Es una novela que, en definitiva, sabía que me iba a encantar incluso antes de leerla, una de esas que se leen con el mismo sentimiento con el que leíamos las novelas de aventuras que nos marcaron de niños. Incluso contando con el excelente detalle añadido de haber sido ilustrado por Keith Thompson al estilo de aquellas novelas. Y, sinceramente, a pesar de ir devorando la novela capítulo a capítulo, imbuyéndome cada vez más en ella, al toparme con las ilustraciones de Thompson, me costaba un montón evitar dejar de leer para buscar el resto de sus dibujos. Son ilustraciones geniales y muy dinámicas que merecen la pena y que saben captar muy bien la acción de la historia.

En definitiva, es un placer encontrar hoy día novelas de este tipo, escritas para los jóvenes con este entusiasmo y con interés en darle valor añadido al lector y hechas con un cariño que se hace patente en casi cada página.
Muy recomendable, tanto para niños como para mayores, para retrofuturistas y para cualquier lector, y que deja un gran sabor de boca y la sensación de querer leer más, de esperar con ansia a que Edebé publique pronto la segunda parte: Behemoth.

Para saber más, Edebé permite descargar gratuitamente el primer capítulo de la obra en pdf: http://www.edebe.com/publicaciones-generales/libro-leviathan=3234=1=156
Scott Westerfeld: http://scottwesterfeld.com/


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…