Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

Leviathan, de Scott Westerfeld

12:25

Conozco la serie Leviathan desde que Scott Westerfeld comenzó a escribirla hace ya varios años. Desde entonces he estado esperando a que viniese a caer pronto a España. La espera no ha sido larga, ya que Edebé anunció hace poco que se encargaría de distribuirla por aquí, y apenas hace una semana que la tenemos en la calle.

Pero ¿qué es Leviathan y de qué trata?
El universo retrofuturista en el que se encuadra se puede explicar fácilmente con el mapa de Europa que incluye el libro. En él vemos la división del continente al inicio de la Gran Guerra, en 1914. Aparte de los países neutrales, casi todo él se divide en dos facciones: darwinistas y clankers.
Los darwinistas, entre los que se incluye Inglaterra, basan casi toda su tecnología en los descubrimientos de Darwin y en ingeniería genética. Así, cuentan en su vida cotidiana con una gran cantidad de animales «fabricados» para realizar labores que en la Revolución Industrial habrían realizado máquinas a vapor.
Los clankers, por el contrario, incluyendo Austria o Alemania, basan su ruda, fría y mecánica tecnología en el metal y los combustibles diésel.
En este escenario, conoceremos a un joven de cada bando. Por los darwinistas, a Deryl Sharp, una joven que se hace pasar por chico para alistarse y servir a su país; y por los clankers, a Aleksander Ferdinand, príncipe del Imperio Austrohúngaro que, de la noche a la mañana, ve cómo su propia gente se vuelve contra él con el estallido de la Guerra. Avanzando paralelamente en sus historias (Deryl tratando de ocultar su secreto y Alek huyendo de sus perseguidores), pronto veremos cómo sus caminos se cruzan para formar uno solo, un camino que los llevará a dar la vuelta al mundo.

En el epílogo, el propio Westerfeld califica la obra de Steampunk aunque, mientras la iba leyendo, no podía evitar tener la sensación de que, pasando de un bando a otro, estaba saltando continuamente del Steampunk de los darwinistas al Dieselpunk de los clankers. Unos mostrando un luminoso y visionario mundo anclado en los descubrimientos científicos del XIX, y otro con una increíblemente avanzada tecnología centrada en el belicismo y en el futuro de guerras que estaba comenzando.
De hecho, la novela está ambientada en los primeros meses de la Gran Guerra, en el año 1914, época en la que se desdibuja fácilmente el límite entre Steampunk y Dieselpunk. Para mí, en ello reside uno de los atractivos de la novela: que juega muy bien con ambos retrofuturismos, conjugando uno y otro con coherencia en una misma historia y, quizá, sin pretenderlo.

Tras leer estas palabras sobre cómo Westerfeld da una vuelta de tuerca al escenario de la guerra, puede parecer que la Historia real queda relegada a un segundo plano. Sin embargo, también me ha gustado el modo en el que el autor respeta e integra a personajes y sucesos reales en su mundo alternativo. Así, nos encontraremos en ella con menciones a un renovado Charles Darwin, al archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía, a Nora Barlow, a Winston Churchill…
Es una novela que, en definitiva, sabía que me iba a encantar incluso antes de leerla, una de esas que se leen con el mismo sentimiento con el que leíamos las novelas de aventuras que nos marcaron de niños. Incluso contando con el excelente detalle añadido de haber sido ilustrado por Keith Thompson al estilo de aquellas novelas. Y, sinceramente, a pesar de ir devorando la novela capítulo a capítulo, imbuyéndome cada vez más en ella, al toparme con las ilustraciones de Thompson, me costaba un montón evitar dejar de leer para buscar el resto de sus dibujos. Son ilustraciones geniales y muy dinámicas que merecen la pena y que saben captar muy bien la acción de la historia.

En definitiva, es un placer encontrar hoy día novelas de este tipo, escritas para los jóvenes con este entusiasmo y con interés en darle valor añadido al lector y hechas con un cariño que se hace patente en casi cada página.
Muy recomendable, tanto para niños como para mayores, para retrofuturistas y para cualquier lector, y que deja un gran sabor de boca y la sensación de querer leer más, de esperar con ansia a que Edebé publique pronto la segunda parte: Behemoth.

Para saber más, Edebé permite descargar gratuitamente el primer capítulo de la obra en pdf: http://www.edebe.com/publicaciones-generales/libro-leviathan=3234=1=156
Scott Westerfeld: http://scottwesterfeld.com/


Quizá también te interese....

0 comentarios