Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

On route...

14:48


El día 1 de Octubre leí un corto pero interesante artículo escrito por Ay-Leen The Peacemaker, en Tor.com. El artículo hablaba sobre la Steampunk Week 2012, que ya va por su cuarta edición. El artículo lo provoca una pregunta hecha en Facebook por James Schafer: “¿Por qué el Steampunk todavía importa?”

Me llamaron la atención sobre todo varias reflexiones sobre el rumbo que el Steampunk parece estar tomando desde hace un tiempo. Los que estamos de cabeza metidos en esto y llevamos unos años, a veces nos paramos a pensar un poco y no podemos evitar preguntarnos: ¿hemos volado tanto con nuestros dirigibles que nos hemos perdido sin darnos cuenta entre las nubes? ¿Somos vagabundos, sin rumbo, y sin recordar qué nos trajo hasta aquí? ¿Acaso el Steampunk sólo sirve para lucir “bonito” en algún episodio de serie de TV?

Estoy de acuerdo totalmente en lo que se comenta sobre que el Steampunk no es sólo una estética o un subgénero. Es todo un movimiento. La gente hace Steampunk, sea que lo escriba, lo dibuje, lo interprete, lo construya o lo sueñe.
Así, pasado en toda Europa un momento de gran actividad Steampunk, con nuestra primera EuroSteamCon, creo que es un buen momento para pararnos entre el XIX y el XXI, en el espacio y en el tiempo, y poner las cabezas a reflexionar por un momento. ¿Qué ha sacado en limpio Europa de esta convención? ¿Qué hemos logrado?
¿Cómo es nuestro Steampunk? ¿Qué hemos compartido de él? Cuando alguien nos mira desde fuera, ¿qué ve? ¿Somos estética, o somos movimiento?

Haciendo presentaciones o hablando directamente con alguien nuevo sobre el Steampunk, siempre me fijo en que suele pensarse que el Steampunk nació como estética y luego se pasó a diferentes disciplinas artísticas; y que la gente se sorprende cuando se les explica que no es así. El Steampunk, la ficción victoriana, nació en literatura y no sólo como estética. Y es entonces cuando la gente se suele entusiasmar al abrirse ante un mundo nuevo de posibilidades, ante todo lo que el Steampunk puede llegar a abarcar si decidimos desarrollarlo.
Pero, últimamente, da miedo pensar que esto pueda quedarse atascado para siempre en estética o, peor, que acabe casando a la vista como moda pasajera. ¿Acaso no es más interesante que el Steampunk sobrepase el nervio óptico y se afiance en el cerebro? ¿No deberíamos demostrar que hacemos Steampunk, desarrollándolo como movimiento?

Pasada esta convención, párate un segundo a pensar en ello. Repasa todo lo que ha pasado en lo que va de 2012 y dime, ¿hacemosSteampunk?

Quizá también te interese....

0 comentarios