Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Novatadas


Hay una cuestión que me ronda por la mente casi desde que empecé a hacer públicas las cosas que escribo: esa interna y peligrosa sensación que tiene un escritor de que lo que hace tiene una alta calidad literaria.
Gracias a las herramientas que ofrecen Internet (blogs, foros, redes sociales…) y sus webs de autopublicación de libros, muchas personas que no se decantan —o son rechazadas— por editoriales tienen la oportunidad de sacar a las grandes masas sus trabajos, ya sea ofrecidas gratuitamente o bajo un precio.
La pregunta que surge es la siguiente: cuando no hay un “filtro” más allá de mi propio criterio a la hora de publicar mi obra, ¿cómo sé si realmente es un buen trabajo?
En adelante, escribiré en primera persona para no hacer pensar que esto va por alguien en particular. Simplemente, es una reflexión hecha para todo aquel que quiera leerla; por supuesto, sin referirme ni pensar en nadie en particular. Es algo que he pensado estos días y que, a raíz de unartículo que leí esta semana, se me ocurre tratar en este blog.

El domingo me trasladé a Compostela para escuchar un par de presentaciones literarias y una muy interesante charla/coloquio entre escritores/lectores de fantasía en gallego en el marco de la Feria do Libro de Santiago y llevada a cabo por los chicos de Urco Editora y Contos Estraños.
En ella, un autor decía básicamente que es muy difícil publicar en este país por la falta de apoyo de las editoriales a trabajos que realmente merecen la pena y se quejaba de que había tenido que salir a Francia para ver reconocido el mérito de su trabajo. Y razón que tenía el rapaz…
Pero en aquel momento, no pude evitar pensar para mis adentros: ¿y cómo podemos saber, cuando un autor se queja de esto, si tiene razón o no? Por ejemplo, si monto un negocio y lo gestiono mal, le echo la culpa a la crisis y la gente me compadece. Pero, ¿y si mi negocio hubiese funcionado igual de mal en tiempo de bonanza? ¿Y si soy yo el que no sabe gestionar un negocio?
Trasladado al campo literario, hay miles de autores que se quejan de lo mismo, pero ¿cuáles y cuántos estarán en lo cierto? No puedo evitar pensar que de esos miles solo unos puñados tendrán razón en sus quejas.
Pero, como decía antes, autopublicar es hoy muy fácil. Incluso publicar con editoriales que, a priori, parecen respetables pero que me publican diciéndome que soy de lo mejor aunque mi novela sea una auténtica bazofia, en una asociación arriesgada y peligrosa para mí pero siempre beneficiosa para ellos (lo que ya sería otro tema a tratar…). En estas situaciones, puedo publicar algo que para mí es de lo mejor (lógicamente) vendiéndolo como la novela del año y como merecedora de todo premio, pero ¿realmente lo es?
Ojo, con esto no quiero decir que la gente mienta o trate de engañar con tal de promocionarse o vender, no. A lo que me refiero es a lo peligroso que puede ser para el novato la subjetividad a la hora de ver su trabajo.
Lógicamente, la novela que escribo me encanta, me lo paso bien haciéndola y le tengo un especial cariño. Pero, ¿de verdad merece la pena para el público? Muchos autores consagrados dicen que, repasando sus primeras novelas publicadas, sienten cierto sentimiento de “¿cómo es posible que yo haya escrito algo tan malo?”
Entonces, ¿cómo puede el novato evitar este mal? Aparte de dejar leer su novela a otros antes de publicarla (otros que hagan una crítica sincera, sin miedo a ayudarte a corregir tus errores, claro está).

En el poco tiempo que llevo como escritor, aunque no soy muy bueno ni muy prolífico ni muy experimentado, he aprendido un par de cosas.
La primera es que cuando se acaba un trabajo es bueno alejarse de él un tiempo. Que la euforia de haberlo escrito y terminado se pase antes de ponerse a corregirlo. Y, una vez terminado el proyecto, dejarlo descansar un tiempo para que podamos tomar el trabajo de un modo más objetivo.
Eso que dicen los escritores expertos, ya me pasa a mí con mi primera novela, escrita en 2007. Y no soy ningún experto en la materia…
Y otra cuestión importante es cambiar el modo en el que se mira uno a sí mismo. No me refiero a sentirse derrotado o desmerecedor de ser publicado; por supuesto que no. Pero sí mirarse a uno mismo con humildad, pensando que nadie nace aprendido. Y que no tienes por qué ser el mejor escritor de tu vida por haber logrado acabar una novela.
Acepta las críticas constructivas, trata de encajarlas y aprende de ellas. Escúchalas y agradécelas. Y piensa que ni el más experto ni el más prolífico de los escritores está exento de mejorar cada día.

Comentarios

Castillos en el Aire ha dicho que…
Como siempre, una entrada de lo más acertada, cuántos deberíamos aprender esto antes de aventurarnos a creernos escritores.

Felicidades Josué, creo que tú ya has dado un enorme paso adelante.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…