jueves, 26 de abril de 2012

La literatura Steampunk pide paso… hagan sitio


Pasado el Día del Libro, pasados sus actos festivos, sus libros regalados, sus lecturas quijotescas, cerrada la Biblioteca Nacional, entregado el Premio Cervantes, habiendo sido los libros ya firmados, comprados, regalados, intercambiados… ahora, ¿qué?
Hay quien dice que la mayoría de la gente vuelve a lo del día 22, a lo de todo el año. A política, a fútbol, a tele, a cine… pero ya sin libros; porque su día ya pasó.
Sin embargo, quiero creer que no sea así, y que España seguirá leyendo, tal como muchos nos seguiremos dedicando a los libros, viendo el día 23 como un día especial, pero para nada único.
Por eso, pensando en ello y haciendo balance de lo que por mi parte estoy aún por hacer, se me ocurrió poner por escrito aquello que ya he logrado estos últimos meses: de Octubre de 2011 a 23 de Abril de 2012. Es algo que los autores suelen hacer en sus blogs y webs, o en sus libretas personales, a primeros de año; pero, ¿por qué no ahora?
Pero antes de empezar, he de decir que esta entrada destinada a hacer balance de lo que alcancé a hacer como escritor se me convirtió sin querer en una entrada sobre la literatura Steampunk. Es como si hubiese olvidado totalmente escribir en otro género que no sea el retrofuturista. Incluso ahora que se me ha ocurrido escribir un relato largo/novela corta que no sea Steampunk, no puedo evitar que sea retrofuturista. Así pues, abran paso a la literatura Steampunk.

Mi primer logro de finales del año pasado, sin duda, es haber terminado mi primera novela Stampunk, de la que me siento muy orgulloso y que espero publicar en breve de un modo u otro. Está siendo evaluada por profesionales, ellos dirán… Pero eso es algo todavía en el tintero.
Como proyectos empezados y terminados con éxito, puedo asegurar que el Steampunk me ha dado un 100% de efectividad hasta ahora. ¿La clave? Trabajar sin riesgos, sobre seguro, sin prisas, con cariño… y con los contactos adecuados. Ayudándonos entre autores y entre lectores. Y con el auténtico espíritu DIY del Steampunk. Porque el arte DIY también puede hacerse en literatura.


Un gran detonante para futuros proyectos en España fue la inclusión de un artículo sobre el Steampunk en la sección El Rincón del Fantástico de la revista digital Más Literatura. Tal fue la acogida que tuvo el tema (no el artículo en sí, sino el tema) que Mundo Steampunk pasó a convertirse en sección fija de la revista desde el número siguiente a aquel.
Y, como consecuencia, se abrió el ya conocido blog Mundo Steampunk, principal responsable de que esa sección de la revista siga en marcha. Un inciso es necesario aquí para mencionar al editor de la revista Juan Carlos Boíza, por supuesto, por la total libertad de movimientos que le da a Mundo Steampunk y a la capitana Dana Harlock por ser la otra mitad creativa del blog. Por cierto, que Mundo Steampunk pudo colaborar activamente con Random House en la promoción de la novela El Mapa del Cielo, de Félix J. Palma gracias a un pajarito al que agradezco que les dirigiera a nosotros.
Por aquellas fechas, la organización de la III Convención Steampunk y Retrofuturista me invitó a ayudarle con su I Concurso de Relatos Steampunk; el cual también demostró, ya en Noviembre, ser un éxito tanto en calidad como en participación y dejó muy claro que hay un montón de autores de calidad deseosos de hacer Steampunk.

Gracias a estos movimientos la escena pudo comenzar a darse cuenta de que la literatura Steampunk comenzaba a pedir paso en este país. Estábamos, por así decirlo, en el momento adecuado y situados en el lugar adecuado. Pero todavía no había un proyecto de envergadura que aprovechase el tirón para tratar de hacer algo “gordo”. Pero la tarde del 26 de Octubre surgió la idea que acabó traduciéndose en una palabra: Ácronos.
Aquella tarde, Negro Inmunsapá me metió en el cerebro la idea de hacer una antología de relato para todos los hispanohablantes. En aquel momento, no creía que fuese a recibir tanta participación como tuvo, ni que autores conocidos fuesen a contactar ansiosos por participar ni, por supuesto, que la editorial 23 Escalones fuese a aceptar el proyecto apenas unas horas después de ofrecérselo.
Así pues, Ácronos ya está en marcha, creciendo más de lo que nadie hubiese imaginado y esperando a hacer grandes cosas en la escena con la participación de gente como Víctor Conde, envuelto en cada proyecto que se le propongo solo si se le susurrarle la palabra Steampunk; Eduardo Vaquerizo, ofreciéndose antes de dar tiempo siquiera a contactar con él; Ángel L. Sucasas, que me alegro de haber podido conocer personalmente gracias a El Encuentro y Rafael González, Guillem López, Virginia Pérez de la Puente, Victor Sierra y un creciente etcétera.



Además, de Ácronos es muy probable que salga un hermano pequeño al que de momento se le considera como un bastardo llamado simplemente Plan B (perdón por ser tan críptico, pero es un proyecto en ciernes del que aún no se puede decir gran cosa pero que, si se plantea bien, puede llegar a ser tan grande como su hermano mayor…)

Uno de los avances con los que personalmente me siento más contento es con mi ingreso en el equipo de la revista retrofuturista El Investigador, la primera escrita enteramente en español. No pude evitar su ofrecimiento de convertirme en redactor habitual. En ella se me puede encontrar como Schnabel.
Y, por supuesto, no olvido el mes de Diciembre, donde se le dio una hora de radio a Ácronos y al Steampunk con Sir Jack Winchester y el Mayor Jacques Lovesteel, en Radio 21, con el presentador Javier Fernández y el autor Víctor Pintado; donde prometimos volver con Ácronos ya en vida, cuando esté listo para darse a conocer al mundo.

Además, como proyectos puramente personales, pude colaborar publicando por entregas mi relato El Lobo de Westfalia en El Investigador. Y me dieron el año pasado I Concurso de Microrrelatos Steampunk “Castillos en el Aire” con El Engranaje Dorado y el Segundo Premio del I Premio Steampunk Pertegast Tienda Mística con El Ferrocarril.

Sea como sea, parece claro que los proyectos literarios que el Steampunk pone en marcha se mantienen vivos y funcionan bien.
Además, Sudamérica está dando sus pasos en México, Chile, Perú… y en España tenemos la publicación de novelas como El Mapa del Cielo, Los relojes de Alestes, El Baile de los Secretos... o la traducción al español de novelas de Cherie Priest o de Gail Carriger animando mucho las cosas. Y, por qué no decirlo, el cine y la televisión hacen también lo suyo.
La serie de BBC, Sherlock, renueva el interés por las novelas de Arthur Conan Doyle y Juego de Sombras, Los Tres Mosqueteros, La invención de Hugo y un montón más de películas hacen crecer el interés por los retrofuturismos en la gente.
Así pues, es el momento para que el Steampunk dé un paso más, un buen momento para publicar literatura Steampunk.
Lo que tenga que pasar solo el tiempo lo dirá…

2 comentarios:

Ithilien tc dijo...

Desde luego, la oferta es cada día más completa y tentadora. El hecho de que escritores españoles se comprometan con el proyecto también es una magnífica noticia. Ahora solo queda encontrar un lugar en el tiempo para disfrutar de tanta maravilla. Gracias por su excelente trabajo. Janacek Jadehierro.

Yosu Rc! dijo...

Y gracias a usted también, por la parte que le toca...
Espero poder seguir leyendo de sus relatos en el futuro ;)