Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Y pese a todo…, de Juan de Dios Garduño


No tengo el honor de conocer personalmente a Juan de Dios Garduño, pero le llevo siguiendo más o menos la pista desde que publicó Y pese a todo… con la línea Z de la Editorial Dolmen.
Fue un libro que me llamó la atención desde un principio, no sé por qué, y del que vi en su día la presentación oficial (aunque en diferido) en la que también participó mi englishmen friend J.E.Álamo, amigo de Garduño. Allí se llamó la atención sobre varios aspectos del libro que me convencieron para acabar haciéndome con él y que pude comprobar por mí mismo y corroborar ahora que son ciertos.
En primer lugar, Y pese a todo… no es un libro de zombis normal. De hecho, la ilustración que se eligió para su portada no le hace justicia a lo que se va a encontrar en las páginas que representa porque esta es sobre todo una historia de amistad, de confianza, de lealtades, de traición, de perdón, de redención. Es una novela mucho más profunda que el simple traumatismo craneal del que presume el zombi de la portada.
En la sinopsis nos sacamos de encima la historia apocalíptica que da paso a la novela, una III Guerra Mundial provocada por las alianzas que se desencadenan entre naciones cuando Obama y USA le declaran la guerra a Irán; dando paso libre a la situación postapocalíptica a la que deben enfrentarse los tres… o, más bien, cuatro únicos supervivientes de Bangor (Maine): Peter, su pequeña hija Ketty y su odiado vecino Patrick, que vive con su perro Doggy.
Sin embargo, a lo largo de la novela  no dejaremos de ahondar en las causa que llevaron a la Humanidad a dejarse arrastrar a una situación tan crítica al tiempo que vamos conociendo al pasado de Peter y Patrick, para comprender cómo llegaron ambos a encontrarse en una amistad tan postapocalíptica que —a pesar de hallarse al borde del fin del mundo— ni siquiera se echen una mano o se dirijan la palabra. Y mientras tanto, por supuesto, iremos viendo cómo se desarrollan los acontecimientos entre ellos, entendiendo su situación cada vez más y esperando el desenlace final del conjunto.

Es una novela interesante, en la que los protagonistas caen bien casi desde un principio (a mi gusto, sobre todo el odiado Patrick), y saltando frecuentemente del presente a distintos momentos del pasado para permitirnos ver poco a poco todo el cuadro; en el que Garduño va trazando pinceladas con calma, sin prisas, pero sin dejar en ningún momento de hacer una narración fluida y fácil de llevar. Un conjunto que, una vez conocido, nos hace entender la delicada situación y prepararnos para el final. Un final de lo más interesante, digno de la historia que previamente se nos cuenta, en el que pese a todo...

Menciones especiales merecen las alusiones a la ciudad de Stephen King, Bangor, a la propia mención del autor en la historia, los evidentes guiños a libros y películas Z y, además, el curioso prólogo del siempre trastornado y desequilibrado David Jasso, que aprovecha para dejar caer un relato como quien no quiere la cosa.
Además, por qué no decir que según he leído ya hace unos meses, esta novela será llevada al cine bajo el título, si no se me cruzaron los cables y me entero mal, de Welcome to Harmony.
Así, yo diría que no es esta solo una historia para los amantes de la literatura Z, sino también para todo amante de la buena literatura. No es una historia de muertos, sino de vivos. Muy recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…