miércoles, 16 de noviembre de 2011

Danza de tinieblas, de EduardoVaquerizo

Hacía tiempo que tenía yo ganas de leer algo de Eduardo Vaquerizo
Lo primero que hice fue buscar algún modo de leer algún relato suyo, ya que es un autor que ha publicado un montón de historias cortas en varias revistas especializadas. Y me gustó como escribe. Así que me hice con un ejemplar de Danza de tinieblas y con la idea de leer La última noche de Hipatia más adelante. Por cierto, conforta saber que este segundo libro no es producto del boom Amenábar de hace unos años, sino que fue escrita antes. Sin embargo, cuestiones editoriales y de mercado le permitieron aprovechar el momento para salir a la luz.

Danza de tinieblas era un libro del que sabía menos que de La última noche de Hipatia. Lo avala el hecho de haber resultado finalista en el Minotauro 2005 y me llamó la atención por ser una ucronía ambientada en el Madrid de 1927.
Así que me topé con esta sinopsis al tenerlo en mis manos:

Corre la primavera de 1571. Felipe II muere a causa de un accidente durante
una cacería. Su hermano, Juan de Austria, regresa victorioso a la batalla de
Lepanto para ocupar el trono. Así se forja una España que en el siglo XX
conserva todos los territorios del imperio, está enfrentada con Roma y aún acoge
a judíos y moriscos.


De todos los “what if…” ucrónicos que se pueden imaginar este es muy interesante y, al leerlo, me sacó la sonrisa al darme cuenta al momento de que Eduardo muy seguramente había leído Pavana, de Keith Roberts. Y efectivamente, así me lo confirmó.
No plagia ni copia, por supuesto, pero se inspira en esa idea del rey muerto prematuramente. En Pavana la reina Elizabeth muere antes que en la realidad para darle a Inglaterra un diferente y penoso futuro; en Danza… Felipe II se hace elegantemente a un lado para dar paso a una España muy diferente.
Pero, habíamos dicho 1927, por lo que ese giro histórico de 1571 pasa a dejarnos este argumento:

El cabo de alguaciles Joannes Salamanca es llamado a investigar la muerte en
extrañas circunstancias de un joven judío. Junto a un inquisidor y la bella
Rebecca, pronto averiguará que éste es uno más de una serie de asesinatos que
aparecen responder a un intento de desestabilización del Estado por parte de
siniestros grupos que ambicionan el poder. (…)


Y Eduardo da en el clavo con la trama, al menos conmigo, pues estas intrigas políticas, equilibrios de poder, intrigas, atentados, golpes de Estado… siempre me emocionan las lecturas. Y si además se adereza añadiéndole un steampunk con seres más sacados de libros de fantasía, ciencias desconocidas y misteriosas y autómatas; la cosa acaba de engranar perfectamente.
Es un libro muy interesante, con mucha acción, hasta cinematográfico por momentos. Sobre todo con las persecuciones y las inclusiones del genial Golem, que acabarán por darle al libro el toque final.

No hay comentarios: