Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Entrevista... El Investigador

Antes de nada, ¿cuántos y quiénes son los Mercenarios de Dios, y cuáles son sus objetivos?
Lo que buscamos como colectivo es trabajar en proyectos en común. Aunque todos tenemos nuestras áreas de especificación y empleos particulares, la idea es que conjuntemos nuestras habilidades. El retrofuturismo es un campo que permite hacerlo desde diversas áreas.
De momento nos hemos enfocado en el proyecto que nombramos Retrofuturismo: 1875, que abarca varias actividades.

Cuántos somos es, de momento, una pregunta difícil de contestar. En el viaje se han unido más a las filas, somos un ejército que está en movimiento. A veces hay bajas, otras veces deserciones, pero luego vuelven las listas. Pero podría decirte que el equipo base son:
Xpike, diseño editorial. El artista detrás de la imagen de El Investigador, de los propios Mercenarios de DIOS e incluso de SP México. Además escribe su propia sección en El Investigador.
Lady Von Marmalade, editora en jefe. Es la causante de que exista El Investigador, pues fue idea suya directamente y nos animó a comenzar con este proyecto. A ella le debemos la imagen del lacre de cera, el diseño del blog y la logística.
Profesora Kattalina Salazar, aporta material histórico. Además, cuenta con un pequeño grupo de apoyo.
G´mork, creador del personaje Bennet Winterman, a partir del cual surge el proyecto Retrofuturismo: 1875, que comienza todo nuestro trabajo en estas áreas. Además actualmente se encuentra enfocado en la formación del Taller de Equipo y Armamento Mercenario, constructor de Memento Mori.
Meirylu Wendorf, columnista en El Investigador de Le Petite Trianon, espacio dedicado al entretenimiento con temática retrofuturista. Puede saber más de ella en su blog La Torre de Vapor.
Jacques Lovesteel, nuestro primer Mercenario en el continente europeo, buen amigo y gran compañero de trabajo. Cronista, reportero, corresponsal y cuenta con su cámara fotográfica MDC.
Elisa, psicóloga. No le gusta la ciencia ficción pero nos ha acompañado en un par de artículos de El Investigador (números 2 y 3).
N. Inmunsapá, encuentra, recluta, da la cara y surge con la idea del colectivo, además de escribir.
Y, recién llegados, dos columnistas y otro cronista/reportero. Uno de ellos sociólogo y la otra diseñadora. Nuestro reportero, un polímata auténtico, que podrá ver en números siguientes.
Así, también hemos tenido colaboraciones de gente como JK Keats de Frankenrol, el Profesor Von Brokenheirmer, Bandido Perales, y las entrevistas al foro de SP México y Vernian Process.

Todavía lleváis cuatro números y un especial pero, ¿qué aceptación a nivel nacional e internacional está teniendo el magazine?
Es difícil de medir, pero puedo decir que a nivel internacional nos va bien. Nos leen en España, Argentina, Venezuela, Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Estados Unidos e Inglaterra; y hasta países como Alemania o Francia.
A nivel nacional, de manera personal lo siento más flojo. Creo que de momento agrada la estética pero no llegamos a todos con los contenidos, quizá porque el movimiento es más nuevo que en países como España o Perú. Pero esperamos, con la presentación en el evento literario del día 18, ajustar eso un poco.

¿Cuáles son las secciones fijas de la revista? ¿Tenéis pensado añadir nuevas secciones, aumentar el número de páginas?
El Micro-scope, La Petit Trianon y El Fonógrafo, de música.
La biblioteca imperial bizantina, de reseñas literarias, retrofuturismo y entrevistas a personalidades del mundo retrofuturista en general.
Las Ucronías, fragmentos a modo de notas de la época dando chispazos de información y pistas de una rama de nuestras actividades.
Además, contamos con las traducciones relativamente rápidas de SP Magazine o The Gatehouse Gazette, como en este ultimo número con la filosofía Dieselpunk. Constantemente vienen secciones. Y, aunque no aparezcan todas en un número, la idea es abarcar el mayor número posible de áreas que es posible en este movimiento para informar e incluir a la vez la calidad y variantes de esta corriente.

En cuanto a aumentar, lo vemos complicado. 28 páginas cada mes apenas si están alcanzando para que le echen un vistazo. Sin embargo, si el futuro lo exige será lo más acorde a la respuesta del público.


¿Os vais a centrar en la revista, o tenéis pensado diversificaros en otras actividades?
Cómo ya mencioné, El Investigador es parte del proyecto Retrofuturismo: 1875, que incluye relatos ambientados en el wild weird west; y Nullius in verba y Kaiserreich, que se desarrollan en escenarios distintos pero en el mismo año, teniendo cierta coherencia entre ellos, pero conservando la independencia propia. Estos no solo serán novelas, sino que se adaptarán al formato gráfico.
También, como le dije, se tiene pensado arrancar la creación de Equipo y Armamento Mercenario con un Taller en el que se enfocarán creativos del arte.
Y una sección llamada Letras Ajenas se anexa ahora para que escritores coloquen sus historias retrofuturistas completas o por capítulos.

Y por último, como veo que hacen falta más Mercenarios, ¿qué hay que hacer y qué hay que aportar para unirse a la tropa?
Pedimos compromiso y calidad.
Sabemos que trabajar gratis es difícil, pero no imposible. Hay que hacer los espacios y enfocarse en las capacidades que cada uno posee y simplemente aportar al conjunto. La promoción, los contactos, la información… lo llevamos Xpike, Von Marmalade y un servidor, N. Inmunsapá.
Si se desea colaborar con algo específico solo basta dirigirse a Lady Von Marmañade o a un servidor.

Muchas gracias por la espera y aguantar mis gigantescas respuestas.

Gracias a vosotros por la labor que estáis haciendo y a ti, N. Inmunsapá, por acceder a realizar la entrevista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…