Ir al contenido principal

Antihielo, de Stephen Baxter

Es esta una de mis mejores adquisiciones del verano, y una de las mejores lecturas que me ha dado el Steampunk.
La portada ya nos recibe con un prometedor: ”¡Por fin! Un romance científico que es digno rival de los de Julio Verne.”, según las fauces de Michael Moorcock, alguien que se supone que sabe de lo que habla… Y, después de leerlo, yo también puedo decir lo mismo. ¡Por fin!
La única obra que conozco que se acerca a este planteamiento, y a la calidad, de esta obra es Los relojes de Alestes, de Víctor Conde; pero, con todo respeto, Baxter es mucho Baxter.

La obra se desarrolla en torno a los años 70 del siglo XIX. El poder del Imperio Británico es total y, para rematarlo, encuentra en la Antártica un nuevo material que revoluciona totalmente el concepto de las guerras: el antihielo. Este material debe ser mantenido a frío antártico ya que, al aumentar su temperatura, libera enormes cantidades de energía. Su potencial es casi infinito y, en este contexto, le dará otra vuelta de tuerca a la Revolución Industrial.
La obra comienza con un prólogo en el que se nos muestra una escena alucinante del enorme poder del antihielo durante la guerra de Crimen, en 1855; para pasar después a darnos una vuelta por la Exposición Universal de Manchester de 1870, donde el antihielo es usado en proyectos más visionarios y positivos.
En la Exposición, el antihielo y un pequeño sabotaje, llevarán a un agregado del Foreing Office inglés, Ned Wickers y a sir Josiah Traveller a un inesperado y curioso viaje a la Luna…

Pero la obra no se limita a ser arte en su aspecto visual, sino que también se vale del poder del antihielo para reflexionar sobre la época, el imperialismo británico, las ventajas y los peligros de acaparar tanto poder, la teoría de la destrucción mutua asegurada y las responsabilidades morales que conllevan tales cuestiones tanto para los gobiernos, como para aquellos inventores y científicos que colaboran en ponerlos a su alcance.
Por eso, además de hacerme pensar casi en cada página en Julio Verne o H.G.Wells, también me ha traído a la mente cierto proyecto de investigación que USA desarrolló en el contexto de la II Guerra Mundial, usando su propio “antihielo”…
Un libro muy bien desarrollado, con un mundo alternativo genial; recomendable no solo para los fans del Steampunk, sino también para los amantes de la ciencia ficción o de la buena lectura.



Quien quiera conocer mejor la obra de Stephen Baxter haría bien en saber que si Antihielo es un guiño evidente a De la Tierra a la Luna; Las naves del tiempo es
la continuación de La máquina del tiempo de H.G.Wells.
Además, Baxter ha escrito otros retrofuturimos como Voyage, rehaciendo las misiones Apollo; o novelas del espacio como Titan, colonizando Titán; o Moonseed, terraformando nuestra Luna.
Un autor que no pienso perder de vista...

Comentarios

Transmetropolitan ha dicho que…
La verdad es que suena "steampendamente" xD

Y el hecho de que Moorckock lo avale es un gran valor añadido para un servidor :D
Yosu Rc! ha dicho que…
Desde mi punto de vista, es lo mejor que se ha escrito en Steam.
Lo recomiendo enormemente.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…