martes, 16 de agosto de 2011

Antihielo, de Stephen Baxter

Es esta una de mis mejores adquisiciones del verano, y una de las mejores lecturas que me ha dado el Steampunk.
La portada ya nos recibe con un prometedor: ”¡Por fin! Un romance científico que es digno rival de los de Julio Verne.”, según las fauces de Michael Moorcock, alguien que se supone que sabe de lo que habla… Y, después de leerlo, yo también puedo decir lo mismo. ¡Por fin!
La única obra que conozco que se acerca a este planteamiento, y a la calidad, de esta obra es Los relojes de Alestes, de Víctor Conde; pero, con todo respeto, Baxter es mucho Baxter.

La obra se desarrolla en torno a los años 70 del siglo XIX. El poder del Imperio Británico es total y, para rematarlo, encuentra en la Antártica un nuevo material que revoluciona totalmente el concepto de las guerras: el antihielo. Este material debe ser mantenido a frío antártico ya que, al aumentar su temperatura, libera enormes cantidades de energía. Su potencial es casi infinito y, en este contexto, le dará otra vuelta de tuerca a la Revolución Industrial.
La obra comienza con un prólogo en el que se nos muestra una escena alucinante del enorme poder del antihielo durante la guerra de Crimen, en 1855; para pasar después a darnos una vuelta por la Exposición Universal de Manchester de 1870, donde el antihielo es usado en proyectos más visionarios y positivos.
En la Exposición, el antihielo y un pequeño sabotaje, llevarán a un agregado del Foreing Office inglés, Ned Wickers y a sir Josiah Traveller a un inesperado y curioso viaje a la Luna…

Pero la obra no se limita a ser arte en su aspecto visual, sino que también se vale del poder del antihielo para reflexionar sobre la época, el imperialismo británico, las ventajas y los peligros de acaparar tanto poder, la teoría de la destrucción mutua asegurada y las responsabilidades morales que conllevan tales cuestiones tanto para los gobiernos, como para aquellos inventores y científicos que colaboran en ponerlos a su alcance.
Por eso, además de hacerme pensar casi en cada página en Julio Verne o H.G.Wells, también me ha traído a la mente cierto proyecto de investigación que USA desarrolló en el contexto de la II Guerra Mundial, usando su propio “antihielo”…
Un libro muy bien desarrollado, con un mundo alternativo genial; recomendable no solo para los fans del Steampunk, sino también para los amantes de la ciencia ficción o de la buena lectura.



Quien quiera conocer mejor la obra de Stephen Baxter haría bien en saber que si Antihielo es un guiño evidente a De la Tierra a la Luna; Las naves del tiempo es
la continuación de La máquina del tiempo de H.G.Wells.
Además, Baxter ha escrito otros retrofuturimos como Voyage, rehaciendo las misiones Apollo; o novelas del espacio como Titan, colonizando Titán; o Moonseed, terraformando nuestra Luna.
Un autor que no pienso perder de vista...

2 comentarios:

Transmetropolitan dijo...

La verdad es que suena "steampendamente" xD

Y el hecho de que Moorckock lo avale es un gran valor añadido para un servidor :D

Yosu Rc! dijo...

Desde mi punto de vista, es lo mejor que se ha escrito en Steam.
Lo recomiendo enormemente.