martes, 21 de junio de 2011

Más Literatura


Hace unos días, preparando la parte que me toca en el próximo número de la revista Más Literatura —tanto mi parte fija, de Steampunk; como otra de reseñas, por exigencia de guión—, tuve una interesante conversación con el editor, Juan Carlos Boíza.
He de decir, antes de nada, que este hombre es, y no sólo por su papel principal en el plan, el más activo de todos nosotros. Él mismo añadió el proyecto en nuestros menús, él se lo guisó y él se lo está comiendo con patatas todos los meses. Su trabajo es inmenso y yo, hasta donde puedo, procuro ayudarle no cargándole con más trabajo o tensión de los necesarios.
Sin embargo, me decía que, lejos de desgastarse, cada día está más entusiasmado con la marcha de la revista.

Es cierto que nos da un trabajo inmenso, a veces por no encontrar las palabras, las ideas o los artículos que quisiésemos, o por cansancio o falta de ganas otras veces, y no en pocas ocasiones nos sentimos tentados a “pasar de todo” y abandonar el barco. Supongo que esto es como una empresa que se crea con toda la ilusión del mundo, pero cuya ilusión se va atenuando según se avanza, en la que los primeros meses son matadores, todo son gastos y desgastes, y los beneficios no llegan. Pero cuando se supera el umbral de rentabilidad, todo rula sobre ruedas. Y podríamos decir que a nosotros, a mí al menos, nos pasa igual.
Y creo que ya hemos pasado de largo ese umbral. Porque ya estamos recogiendo buenos frutos, no solo cada tres meses, sino también cuando vemos el efecto que produce en los lectores.
¿Qué destacaría sobre todo?
Primero, el increíble crecimiento que tuvo la sección steampunk. Pasó de ser nada, un pequeño artículo con una aún más pequeña entrevista en el número 4; a dos increíbles relatos en el número 5; y terminar por convertirse en sección aparte en el número 6.
Y, segundo, el interés que editoriales como AJEC —siempre a la vanguardia en el fantástico— están mostrando por nuestro trabajo. Prueba de ello, por mi parte, son los Abismos de David Jasso.

Y, ¿dónde nos está llevando todo esto? Pues, básicamente, a darnos a conocer, el objetivo principal que tienen todos los proyectos que iniciamos en este grupo fundado ya hace… no recuerdo cuántos años por Juan Carlos en ese mundillo que nos montamos en los foros de Lulu.com alrededor de nuestras pequeñas novelillas. ¡Cuántos siglos parece que han pasado ya! ¡Cuántas cosas se han presentado y despedido desde aquello hasta hoy! ¡Y cuánto hemos madurado como escritores! ¡Y cuánto nos falta aún por mejorar! Pero el objetivo del grupo sigue en pie, y la revista es una enorme ayuda, como textualmente dice él, para “convertirse en una auténtica puerta para ser leídos”.
Muchos lectores que comienzan a convertirse en autores no se dan cuenta a veces de hasta qué punto son importantes la reciprocidad y los contactos con autores afines. No se trata de buscarse “enchufes” ni de hacer peloteo a quien nos pueda ayudar, no. Se trata de ayudarse unos a otros. Porque todos vamos en un mismo barco buscando un mismo fin. Y porque todos necesitamos ayuda, y porque todos necesitan ayuda.
Y esta revista es un buen ejemplo de cómo vamos engrosando una lista de contactos, contactos a los que podemos ayudar a darse a conocer, a promocionarse; y que nos pueden ayudar enseñándonos de sus ideas, de sus estudios a veces, de su experiencia otras veces… Y así también nos vamos dando a conocer nosotros mismos como redactores, como escritores. Tal como yo abrí este blog para que me ayudase a mejorar y mantenerme entrenado en mi redacción y que, con el tiempo, me di cuenta de que también podía ser útil arma en ayudar a autores noveles, terminando por convertirse estos dos factores en sus principales objetivos. Por eso, a la derecha, se puede ver la cada vez mayor cantidad de entradas etiquetadas como “nuevos escritores”. Y por eso se puede ver también el enlace a la iniciativa de LYF de apoyo a los nuevos escritores. Porque necesitan ayuda. Y porque yo soy uno de ellos, y también necesito ayuda.
Y por eso, cuando me topo con uno de ellos, procuro ayudarle si está en mi mano. Por eso me hago con sus libros y evalúo si merecen la pena. Por eso escribo una entrada para el libro y otra par el autor si considero que merecen ser conocidos y leídos por los demás. Por eso existe Más Literatura. Para conocer Más Literatura. No la misma de siempre, no los mismos de siempre. Sino algo nuevo, alguien nuevo. Nuevos escritores.

2 comentarios:

Azufre dijo...

Eres un hacha, Josué.
Un placer llevar contigo el Rincón de lo Fantástico

Yosu Rc! dijo...

Idem, Águeda; ídem.