Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Las alas de Leonardo, por Fernando Morillo

Anteayer me llegó a casa un lote de cuatro libros por cortesía de Castillos en el Aire: una recopilación de microrrelatos, un libro de timunmas con una pinta genial y dos novelas juveniles.
Después de “presentarnos” debidamente y de echar un ojo a cada uno de ellos, decidí comenzar por leer los dos juveniles. Son, más o menos, para chavales de unos doce años, y resultan fáciles y entretenidos de leer para pasar un rato agradable. Y, de ambos, por conversaciones anteriores con Javi, decidí comenzar por echarme a volar con Las alas de Leonardo, escrito por Fernando Morillo en la colección alandar de la editorial Edelvives.
Antes de nada, decir que este libro fue finalista del Premio Euskadi de Literatura Infantil y Juvenil 2009, que Morillo ya había ganado en 2003 con otra novela.

Las alas de Leonardo cuenta una aventura vivida por Haritz, un joven vasco en Florencia (Italia), donde va de vacaciones a casa de su tío Carlos y desconectar de los problemas familiares que vive con sus padres en su casa. A Haritz le encanta Florencia por ser tierra de genios, artistas y grandes pensadores; y por ser cuna de Leonardo da Vinci. A través de sus ojos, podemos aprender muchas cosas sobre historia, arte, filosofía y ciencia. Además, el libro incluye un glosario final añadido por la editorial para reseñar quién es cada uno de las muchas, muchas, personalidades que se nos van presentando a lo largo de la historia. La verdad es que, a través del libro, a veces hay muchos nombres metidos con calzador o que provocan situaciones forzadas para incluirse en el libro. Una licencia que se le debe permitir al libro para potenciar su didactismo.
En cuanto a la historia en sí, lo que serán unas vacaciones normales se tornan pronto en la búsqueda de un tesoro a partir de un manuscrito del siglo XVI escrito por el propio Leonardo. Todo comenzará cuando Haritz descubre que su tío Carlos ha desaparecido y que hay dos matones en su casa revolviéndolo todo en busca del preciado manuscrito.
Hecho en falta que el libro durase un rato más y que los personajes estuviesen un poco más desarrollados. Todos caen muy bien desde un principio, pero me resultaron bastante sencillos.
A destacar, ante todo, la inclusión de Oier, el mejor amigo de Haritz. A pesar de que solo aparece un par de veces en toda la historia (y a través de Skype), terminará por ser el personaje más importante de la trama. Solo aparecerá en persona en el último capítulo para cerrar de forma magistral la historia. Un final digno de mención y con mayor carga de emoción y sentimientos que todo el resto del libro entero, de verdad. Lo dejo aquí, sin contar más para no echárselo a perder a quien le interese leerlo.

Es esta, en definitiva, la historia de un chaval de 15 años que necesita renovar sus fuerzas y desconectar de su vida para encontrarse a sí mismo y descubrir quién es en realidad y lo que es capaz de llegar a hacer; algo que, a veces, los que nos rodean pueden ver con más claridad que nosotros mismos.
Y, en parte, por eso Oier es tan importante. Porque es el ejemplo omnipresente para él de un espíritu de lucha y de aprecio a la vida. Porque Oier sufre de fibrosis quística, apenas puede salir de casa y su esperanza de vida es muy corta y, a pesar de ello —o, quizá, debido a ello— es el más indicado para enseñarle a vivir y a superar el pequeño bache que le ha tocado vivir.

No solo para los chavales, sino también para los mayores, es una lectura muy recomendada para el verano. Y, de paso, para aprender algo sobre Renacimiento, arte, filosofía o ciencias sin el tedio de las clases ni la pedantería de algunos libros de texto.

¿Más info?: http://menudocastillo.blogspot.com/2011/05/las-alas-de-leonardo.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…