Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

El Amo del Mundo, de Jules Verne

17:15

He estado pensando en que, al no reseñar novelas leídas antes de abrir este blog, muchas buenas obras clásicas se me quedan sin comentar. Y, ¿por qué no releerlas para comentarlas aquí?
Esta vez, voy a dedicarme a Maître du monde. O, como yo la leí, El Amo del Mundo, de Jules Verne.
Es esta una de las novelas no tan conocidas de Verne, y difícil de encontrar, por cierto, escrita en 1904.
Antes de ponerse a ella, hay dos detalles que sería bueno saber:
1) Fue escrita en esa segunda época que tuvo Verne apartada del optimismo. Esas novelas eran las que acaban en la segunda mitad de nuestro siglo XX puerilizadas y resumidas para ser convertidas en Bibliotecas Juveniles y olvidadas al llegar a cierta edad.
Pero estas otras, las más pesimistas, al no ser susceptibles de ser convertidas en novelitas o cuentos para niños, han sido poco menos que relegadas al olvido.
2) Es la continuación de la, algo más conocida, Robur, el Conquistador. Narraba la repentina aparición de un artefacto volador más pesado que el aire y el largo viaje que lleva a cabo alrededor del mundo para demostrar a los pioneros en aerostación de la época que su artefacto es mejor que los que hace el resto del mundo.
En esta, El Amo del Mundo, otro extraño vehículo hace aparición en Estados Unidos. Esta vez se trata de un anfibio. Un bólido que alcanza velocidades de vértigo en tierra y consigue navegar sobre y bajo el agua como le viene en gana.
En este caso, la novela sigue al inspector de policía encargado de investigar el misterio, el inspector Stroke, que acabará, no solo resolviendo el misterio, sino conociendo además al misterioso inventor de este nuevo artefacto.

El argumento de esta novela, comparado con la anterior, además de la ya mencionada pérdida total del optimismo ante el futuro que cabe esperar, es bastante breve y sencillo. No es a lo que Verne tiene acostumbrados a los niños de hoy. Y, además, hace reflexionar bastante en ese cambio de actitud que despliega; sobre todo al final, con la aparición de Robur. No sé si es cosa mía, pero me parece que trasmite la ligera sensación de que ya no es el hombre que era. Si ya era un personaje solitario y esquivo, se le ve ahora más quemado, totalmente apartado del mundo y nada dispuesto a cruzarse con los gobiernos humanos. Y no hay más que ver la reacción de los gobiernos ante la aparición de este nuevo artefacto. Su única pretensión es la de hacerse con esta nueva tecnología a toda costa.

Lo mejor, la repentina aparición del bólido durante la carrera internacional de velocidad organizada por el Automóvil Club de Wisconsin, dejando en la cuneta a Renault, Fiat, Mercedes y compañía.

Quizá también te interese....

0 comentarios