Ir al contenido principal

Los relojes de Alestes, de Víctor Conde

La primera noticia que tuve de la existencia de Víctor Conde —como supongo que sucedió a más de uno— vino con el fallo del último Premio Minotauro. Y, a partir de hoy, leí un montón de reseñas y algunas entrevistas y escuché una entrevista en la radio; todo con relación a Crónicas del Multiverso (Ed. Minotauro), la novela ganadora del premio.
Pero Los relojes de Alestes
(AJEC Ed.) llamó más mi atención. En parte por su temática y, en parte, porque gracias a esa novela pude contactar con el señor Conde a través de un foro tanto por hilos como por Mensaje Privado; lo cual acrecentó mi interés aún más por la novela y mi admiración por su autor.
Así que me hice en cuanto pude con un ejemplar y me lancé a ella lo antes posible.
Y aquí, metiéndose al fin en el ajo, es cuando uno se da cuenta de que la sinopsis que lu
ce la contraportada no me parece muy acertada, que digamos…

Poco tiempo después del primer viaje a la Luna, protagonizado por los caballeros del Gun Club estadounidense, en la Europa de entreguerras está fraguándose un proyecto que significará el inicio de una nueva era para el reino de Prusia.
Una rica aristócrata, frau Irna Hohenstaufen, invertirá su magnífica fortuna en financiar un viaje a la superficie del satélite con un propósito mucho más prosaico que el de los americanos: excavar en busca de oro hasta el mismo corazón de la Luna, con la ayuda de un misterioso reloj del que nadie conoce su utilidad, para así financiar la inminente guerra de su país contra el Imperio Otomano.
Pero lo que encontrarán una vez lleguen allí desafiará incluso las más atrevidas predicciones de los científicos...


No quiere decir esto que la novela haya decepcionado, sino que
nos encontramos con algo muy diferente a lo que habíamos imaginado. Lo que nos vende la sinopsis es la última parte del libro, la mejor parte, la delirante revelación final que no deja a nadie sin esa extraña sensación de vértigo al ver lo que… lo que va a pasar. Y solo por eso merece la pena leerla. Sin embargo, no podemos olvidar el resto de la novela, los dos primeros actos. Porque, aunque no se desarrollen en la Luna, tampoco tienen desperdicio. Hubo una cosa que me hizo más difícil la lectura: el modo de narrar la historia, a base de las anotaciones de diario y la correspondencia de los protagonistas. A veces, he tenido la sensación de que se perdía cierta cohesión entre las distintas partes. Sin embargo, añade realismo a la historia y muestra una muy rica variedad de puntos de vista. Y, por otro lado, parece que el autor trata de añadir a la historia tantos guiños decimonónicos que algunos, en lugar de surgir naturalmente, por sí mismos, parecen un tanto forzados. Pero es un detalle sin importancia que no resta en absoluto calidad a la novela. Si alguien está pensando en leer esta epopeya steampunk, repito que tenga en cuenta que no nos vamos a topar con un libro al estilo Viaje alrededor de la Luna, como pudiéramos pensar; sino con un libro al estilo De la Tierra a la Luna, en la que priman los preparativos y el viaje es el clímax de la historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…