Ir al contenido principal

Entrevista con... Javier Fernández Jiménez

Para empezar dime, ¿de dónde sale tu afición por la literatura?
Si te digo la verdad no lo sé demasiado bien. Supongo que siempre he sido un apasionado de los libros, aunque mi verdadera afición inicial eran los tebeos. En el cole se me daban muy bien las redacciones, los cuentos y todas esas cosas y al llegar a la adolescencia me dio por escribir algo más en serio.
Podríamos decir que empecé por culpa de una mudanza. Me fui a vivir a una urbanización que se llenaba los fines de se
mana, pero que se vaciaba entre semana… La soledad le hace a uno buscarse acompañantes de aventuras de lo más extraños, yo me busqué a mis propios personajes. Después me enamoré perdidamente y empecé a escribir cartas cada dos días en las que incluía poemas malos de solemnidad, pero que –creo- a mi mujer le encantaron entonces, jeje.

Uno de los temas recurrentes al leer tus trabajos es la guerra, sus estr
agos y la inocencia de los que de la noche a la mañana, sin merecerlo, se ven envueltos en ella. ¿Por qué acudes tanto a este tema?
Voy a ser un mal entrevistado, pero tampoco lo sé muy bien. A veces no consigo explicarme mis cosas a mí mismo. Pero creo que es por haber leído tantas historias de héroes que lo daban todo por los demás… y porque no me gustan las guerras. Creo que el mayor error de la Humanidad, uno de tantos, es eso de creer que para que haya paz antes hay que haberse peleado como Dios manda… Somos unos idiotas y me duele, porque soy cómplice de un mundo que no me gusta nada y no hago nada por evitarlo; por eso debe de ser que escribo sobre estos asuntos.


Sobre la II Guerra Mundial escribiste la novela fantástica Un ejército para Hans. Fantástica en doble sentido ya que, personalmente, considero esta tu m
ejor creación. ¿De qué trata y de dónde salió la idea de hacerla?
Un ejército para Hans trata sobre la pérdida de la inocencia, sobre la lucha interna de un pequeño huérfano por continuar siendo un niño o madurar a costa de una venganza. Trata sobre las desventuras del joven Hans y sobre la crudeza de la guerra en una ciudad ocupada. Y nació sola, sin pretensiones de ninguna clase, floreció de pronto en mi cabeza gracias a un nombre perdido en un enorme libro de registro y a un asunto curioso que sucede en Ámsterdam. Resulta que los canales están llenos de bicicletas, bicicletas que se caen, que se tiran, que se pierden… y que todos los días recoge una empresa dedicada a su “recolección”, reparación y posterior venta en tiendas de segunda mano. Esto al menos es lo que nos contó el guía que nos llevó de paseo por la ciudad y según escuchaba esas palabras iba naciendo en mí la historia de un ladrón de bicicletas… pero luego, ese mismo día, visité la tristemente famosa casa d
e Ana Frank, supongo que no tengo que explicar quién es Ana. En el interior de aquella casa había un gigantesco libro de registro con miles de nombres, anotaciones y demás… me guardé para mí uno de esos nombres (aunque no lo recuerdo) y pensé que estaría muy bien, que sería un homenaje de mi parte el escribir una novela sobre el dueño de aquel nombre. En fin, después solo tuve que agitar esos dos fantásticos ingredientes en mi cabeza para que naciese este libro que escribí en poco más de un mes. Fue algo mágico, en serio.

También escribiste la novela La tierra seca, una obra de fantasía que nos permite reflexionar sobre la actual situación medioambiental, ¿no?
Sí, como casi siempre, empecé a escribir un cuento sobre un niño que viajaba a través del desierto. Pe
ro ese cuento se alargó… y acabó en algo mucho más importante. Con la que nos está cayendo es importante tener en cuenta adónde podemos llegar si no nos paremos los pies. Creo que La tierra seca es una mágica señal de stop para que todos pensemos un poquito en la que estamos montando en nuestro mundo.

Ya puestos, véndenos las novelas. ¿Por que debemos leer Un ejército para Hans y La tierra seca?
Porque vais a pasar con ellos horas en las que reiréis, lloraréis y os emocionaréis. Porque vais a odiar a los nazis casi tanto como lo hace Hans y vais a tener la decisión del Niño de los Ojos Brillantes pintada en vuestra propia cara. Porque os vais a olvidar de estar leyendo y vais a reflexionar sobre ellas una vez las cerréis. Y sobre todo porque creo que los lectores de esta entrevista son personas muy inteligentes que se van a dejar arr
astrar por dos títulos –creo- muy recomendables que casi no ha leído nadie –aún-.

Algo que me llamó la atención de ambas –y de algunos relatos tuyos- es que incluyen una característica común: un niño como protagonista. ¿Por qué en tantas ocasiones dejas el protagonismo a los niños? ¿Hay algo de ti en ellos?
No quiero hacerme Grande, jejeje. No, la verdad es que los niños son el futuro, son nuestra esperanza y no hacemos más que darles disgustos a los pobres. Les estamos destrozando el planeta, les hacemos ser enemigos de los otros niños y, lo peor de todo, no les escuchamos casi nunca. Si les dejásemos mandar un par de días harían cosas mucho más lógicas de las que hacen los poderosos. Además, me gusta estar con los niños y escucharles, siempre recibes consejos más que aconsejables.
Cuando el protagonista es un niño es más fácil dirigirse en línea recta hacia cualqu
ier dirección, los niños suelen hacer las cosas fáciles y no andarse con tantas tonterías como lo hacemos los adultos.

Además, este y otros de tus libros están disponibles en pdf para cualquiera que quiera leerlos. ¿Por que decidiste ofrecerlos gratuitamente?
Esta es la pregunta más fácil de todas. Porque quiero que me lean, simplemente. Quiero que los lectores me hagan mejorar y para eso creo que lo mejor es que me lean y me digan qué es lo que hago bien y qué hago mal.


¿Y en que dirección podemos encontrarlos?

En muchas, pero creo que me decantaré por mi blog http://javienci.blogspot.com


¿Tienes proyectos nuevos en mente?

Buf, cientos de ellos. Siempre digo que si me pudiese transcribir los pensamientos en papel tendría más de cien novelas escritas. Soy poco aplicado y no escribo todos los días, pero sí, tengo muchas novelas previstas por escribir, espero terminarlas algún día todas ellas. Aunque os
confieso que tengo ya terminada la que es más bruta de todas las que he escrito, La noche del cetrero, una novela fantástica de terror en la que aúno a una buena porción de los seres fantásticos de siempre con algo mucho más moderno, los zombis. Es una mezcla extraña de géneros.

Javi, tu contacto con la literatura no se limita solo a escribir, ¿qué otros sacrificios haces por los libros?
¿Sacrificios? Bueno, sí, podrían llamarse así, jeje. Tengo varios blogs en los que ofrezco noticias literarias, reseñas, entrevistas y un poco de todo. Leo casi a diario (lo cual me parece un placer) y tengo la cabeza 24 horas en un programa de radio literario que codirijo y presento junto a Silvia Lozano. Un programa en el que intentamos dar cabida a toda clase de escritores y de libros, se llama Castillos en el Aire y os recomiendo a todos que os paséis por allí y me hagáis currar aún más. También acudo semanalmente a una tertulia literaria, obligo a los peques de mi entorno a leer y escribir y en cuanto puedo, me lío la manta a la cabeza y acudo a cualquier parte como cuentacuentos, jeje. Además, últimamente también soy presentador de actos literarios en la Sierra Oeste de Madrid.

Y ya para terminar, ¿cuáles son tus influencias, libros y autores favoritos?

Supongo que me influye todo lo que leo. Hay momentos en los que creo que se me pega todo lo que leo y eso no es malo, no, pero tampoco es excelente para un escritor. Sobre todo estoy influenciado por los libros de fantasía que leí a decenas hace unos años y de los que todavía disfruto siempre que puedo, la fantasía es mi género, aunque suela hacerla en una protesta social sin darme cuenta de ello.
Mis libros favoritos son La historia interminable, El señor de los anillos y la trilogía de las Crónicas de la Dragonlance, cuyos autores son mis escritores favoritos. Margaret Weis y Tracy Hickman. Richard A.Knaak también me parece una pasada… casi todos los buenos escritores me lo parecen. Supongo que algo de Cervantes también me toca muy de lejos… Y además, cada día descubro a nuevos autores o a autores clásicos que me enriquecen y me hacen preguntarme si he elegido bien a mis favoritos… en fin, supongo que es como el que ve una película y luego se da cuenta de que se ha dejado muchas por ver. Y si me pongo en serio os diré para acabar que muchos de mis autores favoritos son los escritores noveles y valientes que se lanzan a la batalla de la publicación con toda su ilusión y sin saber demasiado bien de qué bando están.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Acabo de añadir a su página web a mis favoritos. Me gusta leer sus mensajes. Gracias!

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…