Ir al contenido principal

Santiago dc, 31 de Julio; de Jean Michel Jarre

31 de Julio de 2010. Una fecha que quedará para la posteridad.



Se me ocurre que, como estuve en la Plaza do Obradoiro viendo el concierto de Jean Michel Jarre –y ante el vacío de información más grande que la propia catedral que los medios mantienen-, voy a escribir mi primera entrada que nada tiene que ver con libros o escritores. Dedicada íntegramente a la música.

Todo empezó cuando, por estar atento a noticias del mundillo Jarre, me enteré de que de rebote iba a dejarse caer por Santiago para dar GRATIS un concierto de su gira 2010. Hubiese tenido que pasar una muy gorda para impedirme estar allí clavado como una estatua desde las cinco de la tarde para ver ensayos, concierto, lasers y pirotecnia.


En un escenario de unos 90 m2 integrado en la misma entrada de la catedral, frente a la puerta, Jarre comenzó sorprendiendo al lanzarse a tocar piezas enteras, poco antes de las siete de la tarde, en las pruebas de sonido para deleite de los fans ya presentes (y unas notas de Star Wars). Se veía que ya traía ganas de marcha.

Y, ya de noche, apareció entre el público escoltado por uno de nuestros gaiteiros y subiendo por las escaleras de la catedral para subirse al escenario a gritar un “¡Boas noites, Santiago!”, cuando todos escuchábamos el inicio del Chronology I. Pareció decepcionar a muchos que esta primera pieza no pasase de la cuenta atrás y no siguiese adelante. Es un temazo. Pero el concierto siguió con el Oxygene II y el Magnetic Fields I. No diré que son dos temazos, porque si lo hago no pararé de decirlo hasta que acabe con el concierto. Todos los temas fueron geniales.

Siguió la cosa con el álbum Equinoxe. Primero, el Equinoxe VII, que abrió la veda de las proyecciones 3D dándonos una vuelta por un teclado virtual proyectado en las fachadas de los pazos. Luego, el Equinoxe V.

Y llegó el momento del arpa láser, que a nadie desagrada. Era una de las atracciones estelares de la noche, y no defraudó con una genial combinación con la pirotecnia. El que pueda verlo en diferido que no se lo pierda. Jarre rodeado de fuego y la catedral escupiendo más fuego hacia el cielo.


Después, Magnetic Fields II y mi querido Souvenir de China. Volvimos entonces al Oxygene, esta vez en la parte III, seguida de la Variation 3 y el clásico Theremin Piece que, aunque muchos dicen que “ya cansa”, a mí me pareció genial. Se nota, en parte, porque nadie lo colgó en Youtube. ;)

Volvimos, entonces, al Equinoxe, con su parte IV y con proyección 3D y animación de la portada.


Luego, la catedral se tiñó de verde para que Jarre nos diese un mensajito sobre la composición de su Oxygen, la UNESCO y el medio amiente. Nunca está de más. Sirvió así de introducción para su Statistics Adagio, tema que he de reconocer no conocía.

Nos sorprendió justo después con un tema de mi álbum favorito, del que llevaba toda la noche esperando algo: Industrial Revolution II, como preludio de lo que sería lo más mortal de la noche.

Rendez-vous II, Rendez-vous IV y Chronologie VI y Chronologie II. El Chronologie VI quedó algo empañado con un sonido “borroso”. No sé qué narices pasó con el acordeón, pero la cosa no quedó muy fina.

En teoría la cosa acabó ahí, pero sabíamos que no era así. Quedaban el Oxygene IV, con una proyección de la luna, símbolo de la gira 2010, descendiendo por la fachada hasta mostrarse en toda su órbita; y el Oxygene XII, con una proyección de la vida y la naturaleza.

Sabíamos aquí que la cosa se acababa, y Jarre –que no perdió el contacto con nosotros en ningún momento, pues hablaba con nosotros cada poco- nos pidió que sacásemos todos los móviles para que iluminasen la noche y se viesen por la Televisión de Galicia, que emitía el concierto con una media hora de diferido. Nos preparamos así para el Calypso III. Algunos dicen que no es el mejor modo de acabar un concierto, pero a mí me pareció genial. Fin de siècle.

Y la cosa terminó. Hasta que a las cinco de la mañana a algunos chalados se nos ocurrió acercarnos a ver cómo desmontaban todo el tinglado. Y temblando para que no dañasen la preciada obra de arte Patrimonio de la Humanidad.



Lista de canciones:

Countdown (Chronologie I)

Oxygene II

Magnetic Fields I

Equinoxe VII

Equinoxe V

Rendez-vous III (Laser Harp)

Magnetic Fields II

Souvenir Of China

Oxygene V

Variation 3

Theremin Piece

Equinoxe IV

Statistics Adagio

Industrial Revolution II

Rendez-vous II

Rendez-vous IV

Chronologie VI

Chronologie II

Oxygene IV

Oxygene XII

Calypso III


Comentarios

José R. González ha dicho que…
¡Tuvo que ser impresionante! ¡JM Jarre es un genio! Tu blog es un grato descubrimiento, te sigo ;) un saludo
Yosu Rc! ha dicho que…
Muchas gracias.
Realmente, este concierto será recordado de por vida por todos los que estuvimos allí.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…