miércoles, 21 de julio de 2010

Qué le pasa a la ciencia ficción

Hace ya algunas semanas tuve la dicha de contactar con Víctor Conde con relación a cierto asuntillo steampunk que estaba preparando para este mes y que se me traspapeló hasta septiembre. Ya lo había oído en una entrevista de Castillos en el Aire y he decir que me cayó bastante bien. Es bastante abordable y simpático y tengo en gran estima los comentarios que hace en su blog, así que he cogido la costumbre de leerme cada entrada que sube.

Ayer, llegado de un extenso fin de semana de vacaciones julianas, el Reader me indicó amablemente que había una interesante entrada nueva esperándome, bajo el curioso título ¿Muerte al frikismo?

En él, Víctor reflexiona sobre un tema que me trae de cabeza casi desde que escribo y que me ha hecho pensar muchas veces y echarme atrás otras tantas a la hora de decidirme a publicar “en serio”.

Allá por los años 50, al enorme auge que vivían las ya perdidas revistas e irrepetibles novelas de ciencia ficción se le llamó la Edad de Oro de la Ciencia Ficción. El género era consumido por todas las edades y sus novelas eran consideradas para adultos. Era la llamada Ciencia Ficción Dura, como si de una droga adictiva se tratara –en mi caso y en el de algunos que yo me sé, sí que lo es.

Pasaron los años y, en el aclamado año 1977, salió a la luz la magnífica y maravillosa Star Wars IV: A New Hope. Y, en parte, la cosa se truncó para la CF.

(Antes de seguir quisiera aclarar, tal como correctamente hizo Conde en su blog, que soy un fan incondicional de la franquicia Star Wars, y que no es mi intención en ningún momento tirar piedras contra ella o hablar mal de cualquier otra obra. Solo voy a hablar de la visión que, en general, se tiene ahora de la CF, y de sus consecuencias).

Con el siglo XXI, Internet, redes sociales, etc. se creó una nueva visión de la CF alrededor de las palabras friki o geek, con las que se denomina –más o menos- a todos aquellos tan aficionados a este mundillo que son vistos por observadores externos como personajes un poco raros o chiflados. Y, por ende, así se está viendo a toda la CF.

Así, hemos llegado a un punto en el que es muy fácil comprar una peli de Star Wars, pero inmensamente difícil dar con una novela de Isaac Asimov que llevo años buscando y no hay ni en librerías, bibliotecas, rastros o demás. La CF no se ve ahora como algo serio. Para la opinión pública, no es más que entretenimiento para niños –recordemos que Star Wars se creó originalmente para niños- o para adultos tipo Peter Pan o Michael Jackson. No puedo creer que la intención de George Lucas hubiese sido en ningún momento acabar con la CF y no lo creo, así que no entiendo por qué hay gente que le echa las culpas de un modo tan violento o lo trata de sacrílego por haber hecho una saga tan maravillosa.

El problema radica en que sagas como esa y otras por el estilo son más conocidas por el público y más mediáticas que la CF que engordó la Edad de Oro. La idea es que ya no se sabe distinguir esas dos vertientes. De la Edad de Oro podemos distinguir lo que era CF Dura y lo que era CF Blanda. Hoy, se tiende a englobar toda obra del género en navecitas, disparos que suenan en el espacio exterior, planetas habitables y perfectamente oxigenados por toda la Galaxia, sables láser... porque es la parte que todo el mundo conoce.

Sin embargo, hay otro tipo de CF –llamémosla “seria”- que es la que tratan de cultivar hombres como Víctor Conde, Juanmi Aguilera, Joe Haldeman; y que sigue la estela de aquella de Isaac Asimov, Robert Heinlein, Ray Bradbury... y, claro, quien lo ve desde fuera tiende a creer que este tipo de narraciones son tipo Star Wars. Y no es así, en absoluto.

No quiero entrar en discusiones sobre por qué sucede esto, cómo evitarlo... y mucho menos buscar de quién es la culpa, porque no considero que haya culpables de ello. Reitero lo que escribí hace tres párrafos: George Lucas no tiene la culpa, esta no era su intención.

Mi interés con esta entrada es, más bien, hacer ver a todos que no toda la CF es para niños, ni todos sus seguidores –seamos lectores o escritores- somos “espectáculos de feria”, no somos freaks, ni toda la CF es para tomar a chiste. No olvidemos que “ciencia” precede a “ficción”, en Ciencia Ficción.

4 comentarios:

WilliamDargates dijo...

totalmente de acuerdo. El problema creo que ha sido la mediatización o el tono Hollywood que pervierte todo. Lo mismo ocurre a todos los generos de la literatura. XD

Yosu Rc! dijo...

Es verdad. El cine llega a todos y la gente conoce la CF solo por el cine; y se hace una idea equivocada.
Acaban de hablar en las noticias de la ComicCon de San Diego. ¿Por qué? Por el cine. ¿Y de qué hablaron? De Tron y de Angelina Jolie.
Y como salían muchos comikeros disfrazados, explicaron que esos eran todos unos frikis y unos flipaos.

WilliamDargates dijo...

otra cosa que estaba reflexionando sobre este articulo es, que deberian las personas y los escritores y la gente especializadas determinar los elementos o caracteristicas del SCiFi Hablando de la serie que aqui se ha nombrado SW no es Scifi es Fantasia epica.

De la Scifi solo tiene la tecnologia, pero no hay especulacion cientifica, ni explicacion de la tecnologia, cosa que si se nota en otras series como Viaje a las Estrellas, Babylon 5, Andromeda, y cualquier otra que desees. En SW hay mas elementos fantasticos que en la Scifi.

En cambio coincide con muchas caracteristicas de la Fantasia Epica

1-Hay una lucha bien y mal
2-Los origenes de los protagonistas son humildes, aunque estos no conocen sus verdaderas naturaleza (Luke es hijo de Anakin, y este es producto de la voluntad de la fuerza y ambos llegan a ser Jedi, que estan en la cuspide de la cadena alimenticia galactica)
3- el protagonista tiene un mentor (Luke a Obi-wan, Anaki a Quai-gon-Jin)
4-al inicio ambos son perseguidos por una fuerza oscura que desconocen, pero que los ansia.
5- Cumplen la metafora del heroe (entran al laberinto y salen de él)
6- Los Jedi son un hibrido entre un caballero de la mesa redonda y un mago.

Yosu Rc! dijo...

Ese es otro detalle sobre el que quería reflexionar.
Sí, nosotros sabemos que hay obras que no son CiFi exactamente: Fantasía Épica, Space Opera, etc.
Pero, para el público en general; para quien va al cine a ver alguna de estas películas, todo va en el mismo saco.
Y es que si tú quieres invitar a tu abuelo al cine a ver Star Wars VII, ¿qué le dices? Que es Cifi. Y ya lo entiende.
Sin embargo, esta "globalización" que el género sufre debido sobre todo al cine y a todo aquello que llaman friki que le da bombo y platillo a esa parte del género roza con la que nosotros manejamos y, aún si quererlo, le está haciendo daño.