Ir al contenido principal

El día de los trífidos, de John Wyndham

Aunque es esta una de las obras más famosas y mejor criticadas de la ciencia ficción de mediados de siglo, he de confesar que no lo había leído hasta ahora.

Sí, sabía lo que es un trífido, cómo no, y sabía de adaptaciones como miniserie, largometraje o cómic (el cual, por cierto, sí leí).

Así que, habiéndolo ya leído, voy a extraer unas pequeñas conclusiones de la obra.

Es este libro uno de esos en los que, al comenzar el capítulo uno, sabes que la cosa promete. Se abre con la frase: “Cuando un día que usted sabe que es miércoles comienza como si fuese domingo, algo anda muy mal en alguna parte”. La explicación, a continuación, de lo que el protagonista quiere decir con esta tan sencilla como profunda frase nos lleva a descubrir junto con él que, evidentemente, algo extraño ha pasado.

Salimos a la calle, vamos a tomarnos unas copas, vamos conociendo gente y reflexionamos en lo que ha sucedido a través de un Londres y una Inglaterra, y todo un mundo, en definitiva, que ha sufrido una serie de sucesos simultáneos que han llevado a un cataclismo no tan casual como al principio parecía. Y, aunque manejamos varias teorías, en ningún momento llegamos a alcanzar una explicación sobre las causas del desastre.

Esta atmósfera y casi toda la narración mantienen en la mente del que va leyendo las antiguas narraciones de H.G.Wells, sobre todo La Guerra de los Mundos. Salvando las distancias, por supuesto. Digamos que al viejiño le habría gustado esta novela.

Desde mi punto de vista, merece todas las buenas críticas que ha recibido y su posición de una de las mejores novelas de la Edad de Oro de la ciencia ficción.

Sin embargo, al ir avanzando en su lectura, no pudo evitar sentir que la narración se iba desinflando poco a poco. Parece como que el autor descargó con rapidez todo lo bueno y fue perdiendo fuelle a medida que avanzaba en la redacción, llevándonos a un final inesperado y un tanto extraño que nos deja pensando que la vida de los protagonistas sigue después de todo, aunque sin nosotros.

Por cierto, para terminar, añadir además que Wyndham cuida especialmente los finales de la novela. A destacar ante todo el del capítulo siete, que nos prepara para el magistral capítulo ocho: “Y bailamos, en la orilla de un ignorado futuro, con el eco de un desvanecido pasado”.

Comentarios

Aguien en concreto ha dicho que…
Me ha alegrado usted el día. Es difícil hablar de esta obra pues, aunque famosa fuera, dentro es bastante desconocida. Estoy absolutamente de acuerdo con usted. Aunque he de reconocer que el libro me atrapó desde la primera hasta la frustrada última página.

Y por cierto quería comentarle que Simon Clarck escribió una continuación, La noche de los trífidos, que todavía no he tenido el placer de encontrar, pero que ya le comentaré.

Considéreme un lector más.

Un abrazo
Yosu Rc! ha dicho que…
La noche de los trífidos, sí. A ver si me hago con ella y dejo huella de su paso por aquí.

Por otro lado, ya le tenía a usted como un lector más de por aquí, capitán Arkelao, me alegro de que me lo confirme.
Un saludo!

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…