Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Cargamento número 100

Había pensado en guardar esta entrada para algo especial. ¿Por qué?

¡ES LA ENTRADA NÚMERO 100!


Llevo escribiendo en este blog desde febrero de 2007, hace ya tres años, en los que han pasado muchas cosas, he conocido a muchísimos escritores y aprendido infinidad de cosas de todos ellos.

He de decir también que pensé varias veces en dejarlo por falta de ganas o tiempo o por circunstancias adversas de la vida, pero seguir con ello me ha servido para el objetivo que en un principio me había propuesto: mejorar en mi escritura.

La verdad es que eso también lo he notado. Gracias a escribir aquí y a la influencia de otros escritores he aprendido a expresarme mejor y a abrirme a otros temas y otros géneros.

Llegué con la cabeza llena de navecitas y robots y poco a poco me metí en la histórica, en fantasía y en realismo. Incluso en terror, gracias a Nachob, el Contador de Historias; en retrofuturismos como el steampunk, gracias al foro SteampunkSP y blogs como Vapor mecánico o Cosecha de mundos y grupos como The Clockwork Dolls como fuente de victoriana inspiración; la fantástica y los cuentos infantiles, gracias a Joe o a Javi y sus Castillos en el Aire, etc.

Contento de ver el número creciente de lectores que se embarcan como “pasajeros” y de otros “barcos” que comentan a través de la “radio de a bordo”, desde el puerto... envió este cuento como cargamento número 100.

Gracias por mantener encendidas las calderas para que el barco siga navegando:



Zapatos nuevos

El pobre hombre pobre ya estaba con el agua al cuello. No le quedaba dinero y necesitaba un trabajo con urgencia, de lo que fuese. Ni siquiera tenía ya zapatos. Las suelas ya se habían cansado de seguirlo, así que se quedaron en alguna parte del camino.

Pero tuvo suerte al llegar al puerto y conseguir un puesto en un barco de pesca. Empezaba al día siguiente, pero como era tan pobre, le dieron unas monedas para cenar.

Vicente, que así se llamaba, tenía mucha hambre, pero ya se había acostumbrado a ella. Y como a partir de ahora iba a estar rodeado de pescado, decidió gastar el dinero en unos zapatos nuevos.

Al día siguiente, llegó un poco tarde al barco y casi se van sin él. Pero como era el nuevo, nadie se enfadó con él. Además, si se hubiese gastado el dinero en comida, ahora pesaría más, tendría que correr descalzo, se habría quedado en tierra y se habría quedado sin trabajo. Así que se alegró de no haber cenado y de tener zapatos nuevos.

Pasó varias horas trabajando y todo iba muy bien. Pero como suele pasar, el mar se encaprichó y decidió que ya era suficiente pesca por hoy. Así que los metió en una tormenta. Pero el capitán no quiso volver a casa. Si no había pesca, no había comida. Así que siguieron pescando.

Como era novato, le costaba mucho trabajar y aguantarse de pie al mismo tiempo. Se caía cada dos por tres. Pero lo que más le molestaba era que sus zapatos nuevos se estaban empapando.

Mientras el capitán gritaba a los demás que tuviesen cuidado de no caerse, el novato se cayó por la borda, con un grito ahogado que nadie pudo oír.

"Mis zapatos", pensó, "ahora sí que no me valen para nada."

Nadie lo vio desaparecer. Y como no lo conocían aún, nadie lo echó de menos.

El barco se fue, y él se quedó metido en la tormenta.

Sus zapatos nuevos lo llevaron hasta el fondo del mar, donde nunca más se los sacó y donde las suelas no volvieron a abandonarlo, nunca más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…