Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

Bendito Panhispánico...

12:51

huésped.

1. El latín hospes, -itis, del que deriva esta voz, significaba en un principio ‘persona que da alojamiento a otra’, sentido al que se añadió después el de ‘persona que se aloja en casa de otra’. El castellano huésped heredó ambos sentidos y llegó a significar, incluso, ‘dueño de una posada o pensión’: «Preguntamos al huésped si había qué cenar» (Alemán Guzmán [Esp. 1599]). Con el tiempo, y para evitar anfibologías, fue perdiendo el primero de los sentidos indicados, y hoy se usa casi exclusivamente con el segundo: «Llevo ya tres días en Madrid como huésped de los marqueses del Paular» (Perucho Pamela [Esp. 1983]). En biología, huésped significa ‘organismo en el que se aloja un parásito’: «Se encontraron [los parásitos] cubiertos por una membrana formada por el huésped» (Biología [Perú] 1-7.02). Este sentido se debe hoy al influjo del inglés host —voz que, aunque tomada del francés, procede del mismo étimo latino, y que, al contrario de lo ocurrido en español, solo ha conservado en inglés el sentido de ‘anfitrión’—. Fuera de este ámbito, es preferible hoy reservar el término huésped para designar a quien recibe alojamiento, y denominar anfitrión al que lo proporciona.

2. Su femenino tradicional es huéspeda, que aún se documenta en la actualidad: «Dejaba a su marido campo libre y hermoso para besar a su atractiva huéspeda» (Pombo Metro [Esp. 1990]); pero hoy parece preferirse su uso como común (el/la huésped; → GÉNERO2, 1a y 3j): «A Mr. Lind se le ocurrió la peregrina idea de darle a la huésped un paseo nocturno en su nueva montura» (Vega Crónicas [P. Rico 1991]).

Quizá también te interese....

0 comentarios