Últimos libros leídos

Nudos de cereza
Tales of the Enchanted Islands of the Atlantic
El ojo en la cerradura
The House on the Borderland
The Fault in Our Stars
La tercera cara de la luna
En las orillas del Sar
Tu nombre después de la lluvia
Estrella roja
Cada siete olas
Hielo Puro
Contra el viento del norte
Sherlock Holmes: El hombre que no existía
Sherlock holmes: Nunca jamás
The Winds of Marble Arch and Other Stories
El osito Cochambre
Alucinadas
Pétalos de papel
Thuvia, Maid of Mars
La ciudadela y la montaña,


Mis libros favoritos »

Le fantôme de l’Opera, Gaston Leroux

15:14

Hace unas semanas que se oye hablar de El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer. Es una novela que tiene muy buena pinta y a la que tengo ganas de echar el guante. Sin embargo, como está basada en El fantasma de la Ópera, escrita por Gaston Leroux en 1910, decidí hacerme antes con esta.

Así pues, habiendo leído esta novela –ópera en sí misma y oda a la música-, me veo impulsado a dejar constancia de la profunda impresión que provoca su lectura.

El fantasma de la Ópera existió. Con esta frase comienza la obra, mostrándonos de qué modo el autor adquirió la absoluta certeza de la existencia de este curioso personaje.

En este marco se nos presenta posteriormente a una joven cantante de ópera, Christine Daaé, y a su prometido Roul de Chagny.

Y a partir de aquí comenzamos a recorrer los pasillos y las trampillas de la Ópera de París y a sumergirnos en los sótanos y sus catacumbas, donde parece ser que vive un fantasma.

Siento tener que dar una sinopsis tan ambigua, pero no quiero estropear nada de esta historia revelando más detalles sobre su argumento.

Añadiré, tan sólo, que el fantasma no es más que un alma atormentada que, a pesar de los tormentos que le provoca su terrible aspecto físico, lucha por sobrevivir y ser una persona “normal”. Con estos detalles, sobra decir que es esta una novela gótica, aunque con ciertos tintes policíacos.

El fenómeno del fantasma, sus deformidades y el rechazo de la sociedad –y de los individuos- me recordó hacia el final de la obra al, también gótico, mito de Frankenstein y me hizo reflexionar sobre la identidad del monstruo. ¿Quién es el monstruo en realidad? ¿Es Erik, el fantasma, cuyo “crimen” es ser físicamente desagradable? ¿Es eso un crimen? ¿O son todos aquellos que lo llamaron monstruo y lo llevaron a la marginación, todos aquellos que lo rechazan por ser diferente? Al fin y al cabo, ¿qué sería de Erik con un rostro sano? Es un hombre admirable, de lo más inteligente e ingenioso que se pueda imaginar y con una poderosa y hermosa voz que cautiva a todo el que la oye.

En fin, una novela recomendada a todo el mundo. Eso sí, librándose antes de todas las versiones previamente conocidas, ya sea en cine y en teatro, y de todas las ideas equivocadas que tenemos sobre la identidad del protagonista.

Me despido, pues, del fantasma (o, como le llama Leroux, el Ángel de la Música) con una frase sacada de su propia boca: El destino te encadena a mí sin retorno.

Quizá también te interese....

3 comentarios