Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

Evasión. Para Bien o para Mal

Como cada semana, hace unos días escuché Castillos en el Aire. En el programa correspondiente a esta semana, además de dedicarse a homenajear a Edgar Allan Poe con unos cuantos humildes microrrelatos, Javi y Silvia entrevistaron a Lucía González Lavado, escritora fantástica (fantástica en cuanto al género en el que escribe).
Como se está poniendo de moda, se aligeró de trabajo a los profesionales y se permitió mayor participación a los “oyentes”, que a través de Facebook planteaban sus preguntas a Lucía.
El asunto que me ocupa parte de una pregunta que, aunque bastante común, obtuvo una respuesta que me hizo pensar.
(Antes de comenzar, quiero hacer una aclaración: Lo que voy a hacer a continuación no es rebatir sus ideas. No quiero que se entienda que no estoy de acuerdo con su respuesta. Aunque no conozco a Lucía y no he leído de ella más que un relato, es una de esas escritoras por las que, sin saber por qué me inspiran cierta simpatía. Lo que quiero hacer, pues, es partir de su punto de vista para exponer el mío.)

Alguien preguntó si Lucía escribe para evadirse de la realidad. Me esperaba la típica respuesta, que todos damos: que la realidad tiene sus rutinas, sus periódicos llenos de tinta ensangrentada, sus desilusiones, terremotos, pobreza, etc. (pero mucho etcétera...) y la escritura nos permite crear nuevos mundos a nuestro antojo para huir de todo ello. Nos permite crear a quien quisiéramos conocer, ser lo que queremos llegar ser o ser lo que nunca pudimos ser y por eso nos gusta.
Pero no fue esa la respuesta, no. Ella interpretó la pregunta de un modo diferente al habitual.
Ella dijo que no. No textualmente ni parafraseando, pero en esencia más o menos dijo que no porque los mundos que ella y la mayoría de fantásticos crean sobrepasa a la realidad en oscuridad, en maldad, en desgracias.
Y al pensarlo, le doy la razón. ¿Cómo va a ser eso evadirse de la realidad? Esos mundos encaran a personajes normales a situaciones ante las que ninguno de nosotros se ha visto ni se verá jamás. Si la escritura fuese un instrumento de evasión, ¿no deberíamos trasladarnos a un espacio y un tiempo utópicos, hermosos, ideales...?

¿Por qué aquellos que decimos evadirnos a través de aquello que escribimos, paradójicamente, creamos a veces mundos peores al nuestro?
Por ejemplo, mi primera novela, La última conspiración. En ella un ente desconocido hace sufrir al protagonista de principio a fin y juega con su mente y sus sentimientos de un modo que, al releerlo, me sorprende.
¿Y por qué mi modo de evadirme de los males que yo sufría fue creando males mayores?

Cuando repaso el momento en que escribí es novela y otros relatos oscuros que he escrito y recuerdo los sentimientos que me llevaron a ellos veo clara una cosa: cuando escribía con intención de evadirme de la realidad, no lo hacía para crear un mundo que me apartase de este y me mostrase algo mejor. Lo hacía para desahogar lo que había en mi interior. Para expresar lo que sentía. La novela fue escrita en un período de mi vida en el que pasé por varias situaciones difíciles y en las que muchos miedos se fraguaron en mi interior. Sentimientos y males que tenía que echar fuera.
Para explicarlo, sirva de muestra, la historia de nuestros poetas. ¿Qué pasaba con sus obras cuando estallaba la Guerra Civil? ¿Qué sentimientos dominaban en sus poemas? Me viene a la mente, por poner otro ejemplo, un texto de Javi que leyó hace unas semanas: Llanto por Haití.
Aquí es donde se hace el matiz. Cuando sucede algo que nos llega o cuando los sentimientos nos pueden, todos nos refugiamos en la escritura. Unos necesitan huir de lo horrible creando belleza, dibujando con las palabras mundos utópicos, deseables, hermosos... Y otros necesitamos descargarlo y a veces incluso trasladar a la ficción, en forma de metáfora, lo que nos sucede en la realidad. Necesitamos llorar tinta sobre hojas en blanco que recojan nuestras lágrimas.

Comentarios

Castillos en el Aire ha dicho que…
Una estupenda entrada Josué... la verdad es que a mí también me chocó la respuesta de Lucía.

Por cierto, gracias por ser tan fiel al programa y por mencionarnos continuamente.

Eres un tío cojonudo, en la realidad y en la ficción.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…