domingo, 20 de diciembre de 2009

La palabra más hermosa, de Margaret Mazzantini

Hace unos días recibí en mi puerta un nuevo envío desde Barcelona remitido por Random House Mondadori. Me alegra una vez más que, tanto ellos como Bloguzz, confíen en mí como lector y en este mi blog como medio de difusión y crítica de nuevas obras. Allá vamos, pues.
El libro en cuestión es La palabra más hermosa, de Margaret Mazzantini. 640 páginas publicadas por la editorial Lumen. Esta es su sinopsis:


La palabra más hermosa, una novela capaz de descubrir la esperanza en medio
del horror y de transformar las imperfecciones del amor en un nuevo comienzo
para todos.Con una escritura de inconfundible identidad literaria, Mazzantini
nos regala una novela eficaz, apasionante como un thriller y sabia como una
parábola. Una mañana Gemma decide volver a Sarajevo con su hijo Pietro, en busca
de un pasado que cree conocer.

En cuanto a su contenido, resulta una novela interesante, está recibiendo muy buenas impresiones y muy buenas críticas aunque, en mi caso, he de reconocer que no soy especialmente dado a este género de novela.
Es por eso que he decidido hacer un especial esfuerzo en centrarme en su forma, más que en su contenido.
Lo que no leen a esta autora por primera vez destacan que se reconoce su inconfundible identidad literaria. A mí, que es la primera vez que me topo con este nombre bajo el título de una portada, lo que más me ha llamado la atención ha sido la increíble facilidad de la autora para moverse a través del tiempo dentro de la mente de su protagonista.
A través de un segundo viaje a la llena de recuerdos ciudad de Sarajevo, va saltando armoniosa y magistralmente de un pasaje a otro de su vida sin hacernos perder el hilo en ningún momento, sin confundirnos lo más mínimo y enlazando armoniosamente los sucesos del presente con vivencias ya pasadas. Yo, como escritor aficionado, me descubro el cráneo ante este modo de narrar y reconozco que hace falta arte para lograrlo.
Y esto, unido a la curiosa prosa que utiliza Mazzantini, te hace sentir sumergido en la mente del personaje durante toda la obra, como si estuvieses teniendo parte en sus pensamientos y recuerdos, como si el autor no mediase como intermediario entre ficción y lector.

Reitero que no soy muy aficionado a este género pero, objetivamente, seguro que esta obra encantará entre los dados a leerlo. Para el que quiera conocerla más, que no deje de visitar su web oficial.

No hay comentarios: