jueves, 30 de julio de 2009

Marcelo en el mundo real - Francisco X. Stork

A través de Bloguzz me acaba de llegar un nuevo paquetito. Esta vez es un libro, ya era hora, ¡un libro al fin!
Como se ve en la foto, me llamó la atención el detallito de enviarlo dentro de esa “caja”. Aunque visualmente queda genial, el sistema de cierre no me acaba de convencer...
Se titula Marcelo en el mundo real y lo firma Francisco X. Stork. Tiene © de 2009 y, según parece, aún no ha sido editado por la editorial Grijalbo; así que trataré de no meter spoilers innecesarios, para no destriparlo mucho...

Marcelo es un chico de 17 años con síndrome de Asperger, un grado de autismo que parece estar gustando mucho últimamente en las series de médicos o de investigación policial (de esas del FBI, que la poli de calle parece que ya no vende tanto). La idea es que estos chavales tienen un cerebro prodigioso, enfermo según nuestro punto de vista, pero muy superior a la media, al fin y al cabo.
Volviendo a la novela, Marcelo es un chico que siempre ha vivido protegido viviendo en casa de sus padres, estudiando en un colegio especial y trabajando con ponis en los establos de su tío. Podemos decir que a Marcelo le encanta la vida que lleva, ajeno al mundo real (con sus interminables reglas y sufrimientos).
Sin embargo, este verano su padre cree que es el momento de que Marcelo conozca el mundo real y para ello decide sustituir su trabajo con los ponis por un pequeño trabajo en su bufete de abogados. Según Marcelo “intuyo lo que significa y las dificultades que entraña. Seguir las reglas del mundo real significa, por ejemplo, entablar conversaciones con otras personas. (...) Significa mirar a la gente a los ojos y escuchar menos. Significa "improvisar", (...), es decir, hacer cosas que no han sido programadas con antelación.”
Así comienza para Marcelo un verano abierto a un mundo nuevo, a nuestro mundo, al mundo que nosotros consideramos normal.

¿Qué se puede esperar en un primer momento de este argumento? Quizá, como yo creía, no tanto como ofrece el libro. Al terminarlo, sin embargo, me encuentro con una lectura realmente interesante (y con un excelente trabajo de traducción, todo hay que decirlo), que no te deja marcharte, que te lleva de un día a otro de Marcelo narrados por su interesante mente inquisitiva, inocente y humilde. Una nueva forma de ver el mundo que te hace pensar a ti también. Que te hace cuestionarte muchas cosas y reflexionar sobre otras. Que te implica en uno u otro momento de la narración. Una narración que te deja pensando, no sólo en el mundo en el que vives, sino también en lo que le sucederá a Marcelo después.
No porque te deje con esa sensación desagradable de tener ganas de más, de que podría dar más de sí, no. Sino que te hace implicarte con el chaval, que te cae bien antes de las 20 páginas; tan bien, que quieres saber más sobre él. ¿Cómo le irá en el futuro?

Para imaginártelo, antes debes conocerlo y saber qué cosas le suceden y le pasan por la mente ese verano. Y para eso, deberías leer Marcelo en el mundo real. Una obra recomendable para todo el mundo, que me sorprendió más allá de la sinopsis.
Haciéndole un examen a Marcelo en su paso por el mundo real, yo le pongo un 9 y pico...

2 comentarios:

Deprisa dijo...

Es cierto que el síndrome de Asperger se está poniendo de moda en las series. No sé si has visto la teoría del Big Bang, hay un personaje que se llama Sheldom que la sufre, pues bien, te cae bien desde el principio pero te das cuenta de lo dificil que tiene que ser vivir con él. Su absoluta falta de empatía sumada a la imposibilidad de detectar el sarcasmo lo convierten en un ser peculiar, con un cociente intelectual brutal.

La verdad que hace pensar mucho. Creo que tendré en cuenta la recomendación que nos haces. Tengo ganas de conocer al protagonista también.

Un saludo.

Yosu Rc! dijo...

Tiene razón, la novela da mucho que pensar. Merece la pena.