lunes, 13 de julio de 2009

Juego mortal - David Morrell

Hace unos días cayó en mis manos Juego Mortal, de David Morrell (o como realmente se titula: Scavenger), la continuación de su más conocida novela Creepers, por la que recibió el premio Bram Stoker. Aunque la historia más conocida escrita por Morrell quizá sea la saga de Rambo, que inició con la novela Acorralado.
Es un thriller que, según dice la contraportada, a Stephen King le parece "¡Escalofriante e hipnóticamente fascinante!". Si piensa eso de esta, no quiero pensar lo que le costará escribir las suyas.
Y digo esto porque Scavenger (me gusta más el título original que el traducido) parece más una novela de polis que un escalofriante thriller.
Aunque es una de esas novelas en las que me gustaría conocer al traductor para decirle un par de cosas, olvido este punto para centrarme tan sólo en la intención del autor.
Realmente, he de admitir que el autor maneja una idea totalmente original. En cuanto a eso, ha sido un auténtico artista extrayendo todo esto, según dice en un apéndice al final del libro, de un artículo de periódico en el que se hablaba de una cápsula del tiempo perdida.
Es interesante leer una novela sobre viajes en el tiempo sin meternos en absoluto en el campo de la ciencia ficción. Para quien, al leer cápsula del tiempo, esté pensando en una máquina del tiempo quisiera aclarar el concepto. Una cápsula del tiempo es simplemente una caja en la que se meten cosas significativas de nuestro tiempo para ser abierta en el futuro. El objetivo es que las próximas generaciones puedan comprender mejor el pasado y aprender algo. Así, técnicamente nosotros viajamos al futuro y los "futuros" viajan al pasado sin proponérselo. Y no es una idea extraña pues existen montones de cápsulas de este tipo por todas partes. Sin ir más lejos, Arthur C. Clarke dejó una de estas antes de morir para que podamos seguir leyendo sus historias dentro de 50 años (aunque él lo hace para ser leyenda). Se puede encontrar en Internet multitud de información interesante sobre este tema.
Por otro lado, es interesante la reflexión que el autor hace sobre realidades virtuales y metafísica en los videojuegos y en la capacidad que tienen para "sacarnos de esta realidad" meternos en la suya.
En fin, habiéndose leído todo, la conclusión del asunto es que, aunque no me parezca una gran narración, se compensa con grandes ideas que enganchan por momentos y que hacen pasar un buen rato. Una buena lectura para el veranillo...

No hay comentarios: