martes, 2 de junio de 2009

El Peregrino Interior


Apenas hace unos segundos que acabo de leer el epílogo del último libro que me han regalado, terminando así una lectura hondamente sorprendente.
Se trata de El peregrino interior, escrita por Paule Amblard y publicada por la editorial Vía Magna, editorial amiga –como yo- del programa de radio Castillos en el Aire.
Se trata de un libro que nos cuenta cómo su protagonista lee un libro: Le Pèlerinage de Vie Humaine (El Peregrinaje de la Vida Humana) que se trata de un manuscrito de la Edad Media con enorme contenido espiritual, que revela a quien lo lee el conocimiento de uno mismo.
“Esa aventura me convirtió en un ser diferente” –dice la contraportada-. “Me llevó a apartar la arena que obstruye el paso de la vida para encontrar el polvo de oro de mi humanidad. El monje avisa a cada lector que abre su libro:
Lector, ten cuidado, tú, quien va a leer este libro. Al final de la obra, ya no serás el mismo”.

Y así la protagonista no es más que un vínculo entre ese monje y su libro y yo. Este es un libro que sirve de mensajero de ese otro libro que nos enseña que, en nuestros pequeños y grandes sufrimientos, no estamos solos. Y el sentimiento y la profundidad que transmite confirman la veracidad de la advertencia dada.

En cuanto al argumento, nada más que decir. Tan sólo quisiera citar textualmente varios fragmentos del libro:


El peregrinaje de la Vida Humana había sido un éxito literario de la época,
conocido de los historiadores por el título y la fama pero sobre el que nunca se
había investigado. Un campo virgen se abría ante mí, todo podía empezar,
[...]


Cada día me apresuraba para encontrarme de nuevo con un peregrino que me hacía caminar en sus pasos. Había perdido el juicio en esa biblioteca, y nadie en ese
universo de otros tiempos parecía haberse percatado de ello. Cerré el libro,
desamparada. Mi vida se había vuelto absurda. Ya sólo existía a través de un
libro mágico de más de seiscientos años.

2 comentarios:

Castillos en el Aire dijo...

Oye, qué buena reseña. Aunque creo que te tocó el libro más aburrido de los cuatro Yosu. Ya me han dicho desde Vía Magna que me van a enviar más, así que... responde a la próxima. Un saludo.

Yosu Rc! dijo...

Hombre, tampoco es aburrido. Simplemente es diferente. Es otro tipo de lectura.
A mí me enganchó desde el principio y no me costó nada leerlo.
Lo recomiendo.