Ir al contenido principal

Writer vs. Writer

Navegando por entre las abundantes páginas dedicadas a autores noveles hace unos días me topé con una en la que se incluye un blog para que todo aquel a quien le interese envíe su relato para ser posteado, y quizá comentado y/o votado por el resto de participantes y/o por otros navegantes ajenos.

No es nada nuevo, por supuesto. Pero, leyendo alguno de los relatos, con sus consiguientes comentarios, me doy cuenta de que los roces entre unos y otros escritores tampoco son algo nuevo. Aunque, irónicamente, la crítica destructiva y la consiguiente revolución que se provoca en el gallinero también resultan en publicidad para el relato que concursa, no diré en que página ni bajo qué relato sucedió. No me parece correcto hacerlo.

Pero no es a eso a lo que vamos. La idea que me trae hoy la marea al haber arribado en semejante puerto es por qué sucede esto. Entre autores noveles hay una tensa relación de lucha y armonía que me resulta difícil de explicar o de entender.
Si bien es cierto que se respira entre nosotros, en cualquiera de estos concursos, blogs comunitarios o foros, un agradable ambiente de colegas; también es cierto que la chispa está presta para saltar en cualquier momento. Pero, ¿cuándo? ¿Cuando nos ponemos a competir entre nosotros?
Cuando nos enteramos, por ejemplo, de que hay un concurso de novela o de relato al que nos vamos a presentar y se nos insta a difundirlo entre otros escritores, ¿cuál es la tendencia? ¿Lo haces sin dudar para que tus amigos se enteren? ¿O lo ocultas para evitarte la competencia?
Eso no se hace entre amigos y, si lo trasladamos al campo de la economía, es ilegal.

Pero no seamos tan estrictos, no hace faltar colocarse a barlovento y sacar todos los cañones por banda. Esas cosas no suelen pasar. Entonces, ¿a qué vienen esas palabras tan duras para criticar un relato?

No sé que suerte de hombrecillos se colocan tras todas vuestras pantallas, y lo malo es que tampoco puedo saber con qué expresión, ademanes, actitud o tono de voz se escriben estas cosas. Lo cierto es que, en este medio de comunicación, hay que extremar el tacto con el que nos comunicamos. Podemos hacer daño sin quererlo, cambiando una coma o al suprimir nuestra expresión facial de la ecuación.

En fin, quizá se saque algo en limpio de esto. Ya no sé qué es lo que pretendía decir. Ahí tenéis cinco párrafos de ideas y palabras que podéis combinar a vuestro gusto para entender lo que os quiero decir. Yo simplemente lanzo esta nota al mar dentro de una botella de vino que previamente he tenido que vaciar...

Comentarios

Laura ha dicho que…
La naturaleza humana es compleja, pero creo que existen en ella tendencias positivas: prevalecen la solidaridad, la compasión y la capacidad de asistencia mutua. Si no hubiera sido así, nuestra especie habría desaparecido ha tiempo de la faz de este planeta, de hecho (último descubrimiento científico). Sin embargo, el hecho de que tales sentimientos sean prevalecientes, no eliminan la existencia de sus contrarios: egoísmo, envidia, intriga, etc. Existen y coexisten incluso en una misma persona. Creo que por eso notas esa extraña paradoja entre escritores. También se presenta entre otros artistas y otras profesiones. Bien se sabe que es cierto lo que dijo en su día Aristóteles: "el alfarero envidia al alfarero". No suele haber divergencias más sentidas que las que operan entre seres de la misma ocupación. Sin embargo, y como contrapartida a Aristóteles, pienso que no ayuda más a un alfarero que otro alfarero. :)
También hay gente hipersensible, que no sabe aceptar críticas, pero ese es otro tema ;)
Yosu Rc! ha dicho que…
Desde luego, las buenas cualidades son abundantes también, por supuesto...
No sois pocos.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…