Ir al contenido principal

Bloqueo mental


Se dice a veces que los escritores, o los que escriben, sufren a veces bloqueos mentales. Es decir, que de un día para otro no saben qué o cómo escribir lo que ruge en su mente; o que no tienen siquiera ideas a las que dar forma.
Se dice y se sabe pues, en mi caso, acabo de pasar por esta situación. Y no es la primera vez.
No sé cómo lo afrontarán otros pero, por mi parte, es una sensación angustiosa y bastante desagradable. Teniendo la jeta saturada de ideas que acabarán por reventarla si no se hace nada por vaciarla y sin saber cómo hacerlo. Con más ganas de escribir en la cabeza que nunca y con menos habilidad en los dedos que nunca.
Y, ¿cómo se sale de semejante pozo de la desesperación?
No hay, evidentemente, una fórmula exacta o una medicación para semejante problema. Sin embargo, aquellos escritores que lo han vivido y superado más de una vez cuentan a veces lo que la experiencia les ha enseñado.
Recuerdo haber leído de un escritor, pero no recuerdo de quién, que se dedica a ver la película de espías 39 escalones una y otra vez hasta que tuviese idea de qué hacer.
Otros dicen necesitar un baño relajante, un paseo por el campo o por orillas de mar, un episodio nuevo de Héroes o Perdidos, una visita a un museo, al cine, al abuelo...
Y también recuerdo de un comentario que hizo Pérez-Reverte en una entrevista para Página 2 de La 2 de TVE. Le preguntaban si leía mucho, o algo así, y él respondía que no puede haber escritor si no hay lector. Y esta, aunque no la panacea, es la clave. Leer, leer mucho. Y no dejar de leer.
En mi caso, fui a darme un garbeo por la biblioteca y me hice con Los mejores relatos de ciencia-ficción de Brian Aldiss (Editorial Edhasa). Tras leer el primer relato, empezaron a surgir ideas. Tras leer el segundo, siguieron surgiendo ideas y además creció el deseo de escribir con la sensación de ser capaz. No sé cómo describirlo pero puede que algún ente sensible de este enorme y diminuto mundo entienda qué trato de decir. Hay veces en las que quieres escribir pero no te sientes capaz y no lo haces. Y hay otras en las que quieres y puedes. Y así comenzó a surgir un nuevo relato. Abriendo este Word en que ahora estoy, de nuevo, escribiendo, empecé a crear esa cascada de frases que se van precipitando hacia abajo en interminable sucesión.
Y la cosa vuelve a empezar. Ayer sentías que tu mente creativa había terminado y te veías como a uno de los robots de tus relatos, sin sentimiento, imaginación ni inventiva, y hoy te ves renacer de nuevo. Libre albedrío, creatividad, imaginación...

Comentarios

J.E. Alamo ha dicho que…
Buena sugerencia ante ese bloqueo que todos padecemos.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…