Ir al contenido principal

Mi burbuja, mis normas

Acostumbra a suceder, en más frecuencia de la deseada, que me encuentro frente a la pantalla y sobre las teclas sin nada que hacer. En esos días que quedan libres y en los que se me ocurre hacer esto y aquello, pero que ven cómo llega un momento en el que me bloqueo ante un escritorio vacío. El fondo de pantalla con sus muchos iconos operativos esperando y yo con el puntero en el área de descanso.
Estando un día en esta tan aburrida situación, recordé un comentario que me hicieron en un blog en el que escribí un relato de ciencia ficción sobre viajes y paradojas en el tiempo en claro homenaje a H.G. Wells. El "comentarista" decía que los escritores de España teníamos la tediosa costumbre de ambientar nuestras narraciones en territorio anglosajón. Se refería, creo, a que necesitábamos hacerlo para parecernos a los best-sellers o para emular a los escritores más famosos.
El caso fue que, como creo recordar que ya dije en aquella ocasión y por "exigencias del guión", el relato se desarrollaba en Inglaterra en tiempos de la II Guerra Mundial. Así que, en aquel caso concreto, reitero: claro homenaje a H.G. Wells. La referencia a Inglaterra como escenario era casi obligada. No niego que esa costumbre entre los escritores españoles sea o no sea pero, en mi caso y en el de la mayoría de los relatos que leo en la Red frecuentemente, no suele ser así. Aunque, sí exceptuamos los relatos ambientados en España y los que ganan universalidad evitando revelar el lugar en el que están ambientados, es cierto que el escenario elegido suele ser anglosajón.
Se me ocurrió probarme a mí mismo analizando la "geografía" de 35 de mis relatos. El resultado pareció darme la razón: del total, 2 relatos eran british, 4 eran new yorkers, 6 eran españoles.
Y el resto, 23, no especifican ubicación. Esa es la tónica en la mayoría de los relatos, algo que aprendí hace ya mucho tiempo. Si "llevas" un relato a una ubicación específica, puede que lo hagas por un motivo lógico, pero puede que lo estés reduciendo a un grupo específico de público. Como decía antes, el relato de aquel blog no le gustó a aquel lector porque estaba ambientado en Inglaterra, pero seguro que sería del agrado de The Beatles. Y no es que una cosa esté bien y otra esté mal, es que con el recurso de un relato sin ubicación o incluso atemporal, se gana mucho; aunque no lo parezca.
Si ponemos por caso las narraciones de fantasía, la mayoría son atemporales o de tiempos perdidos o remotos y ubicadas en lugares desconocidos para cualquier hombre o simplemente sin ubicar. Y por eso ganan en fantasía. Por eso gustan más.
Aunque, repito, no es que una cosa esté bien y otra mal. Cada narrador sopesará los pros y los contras y no veo por qué nadie debe debatir sus decisiones. Es mi mundo, son mis leyes. O como decía Bart Simpson en cierto episodio: Mi burbuja, mis normas.

Comentarios

J.E. Alamo ha dicho que…
Tienes razón en lo que expones y por curiosidad he revisado mis escritos viendo que la mayoría se ambientaban en lugares "ambiguos" aunque mi última novela está ambientada en España. Por otro lado, ninuno de mis escritos desarrolla su acción en países anglosajones ¡y eso que yo nací en Inglaterra!
Yosu Rc! ha dicho que…
Quizás en otros géneros, en los que es lógico concretar un espacio en la narración, es donde más suceda.
Pero entre nosotros, los que nos movemos en ciencia ficción, la mayoría de las veces es así.

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…