Ir al contenido principal

Los robots de mi vida...

De todos los que somos aficionados a la ciencia ficción, creo que la mayoría responden lo mismo que yo cuando se les pregunta cuáles son los primeros robots que conoció: C-3PO y R2-D2 (o, como decía yo, cetrespeó y sestropeó).
Es indudable que estos dos robots son de los mejor que hemos conocido. Y, ¿quién no los conoce? ¿Qué más se puede decir de ellos?
De esa época tan televisiva de mi vida, junto a estos dos, debería mencionar, cómo no, al inigualable Data, de Star Trek. Aunque yo era más del capitán Kirk que de Pickard, este personaje me encantaba y era mi favorito. Claro que tenía en su favor el hecho de que salía por la tele cada noche, no como los de Star Wars. Cómo imaginar que me encontraría esa tecnología de “cerebro positrónico” años después...
Fugazmente, me vienen ahora a la mente los tres curiosos robots de El agujero negro, película de Disney de hace ya algunos años que parecía representar la historia de un capitán Nemo espacial: eran Maximilliam (el malo), VINCENT (el simpático) y BOB (el viejo). Eran alucinantes la primera vez que los vi pero, al verlos de nuevo años después... no comment. Es como volver a ver El Equipo A.
Siguiendo con las películas, pero de vuelta en Tierra, hay otros tres especialmente recordados: el llamado robot número 5 del ejército de USA y rebautizado como Johnny5 (simpático en su día y sospechosamente parecido a cierto robot de limpieza...), Terminator (ese del que aprendimos que los robots pueden tener apariencia humana) y Robocop (con el que aprendimos lo que es un cyborg). Por esos tiempos también andaban por ahí el hombre y la mujer biónicos y el Inspector Gadget, que aún no sé si es medio robot o tonto de todo.
Mención especial en el cine tiene también Robbie, construido en Altair 4 en la película Planeta prohibido.

Llega entonces una etapa en la vida en la que se acaba la era de oro de las series de televisión y es preferible pasar a los libros. Entra entonces en escena el Buen Doctor: Isaac Asimov. Y lo hace con Yo, robot presentando a Robbie, Speedy, Cutie, Dave, Herbie, Nestor, etc. Estos me llevaron directamente al gran R. Daneel Olivaw y a todos los demás.
A pesar de haber leído de muchos robots creados por muchos autores, mencionaré tan sólo uno más por lo que me gustó el relato que lleva su nombre: Hellen O’Loy de Lester del Rey. Una obra maestra.
Especialmente fueron estos robots los que me metieron en el cuerpo el gusanillo de crear los míos también. Como el niño que ve desde casa a los demás hacer sus muñecos con la nieve. Yo también quería. El impulso final me lo dio el genial Sonny, el robot al que investiga Will Smith en Yo, robot, película basada en libros de Isaac Asimov (no adaptación del libro).
Así nacieron Yvlis, Vincent (que recibe su nombre de Van Gogh, no del antes mencionado), Dremby, Cypher... y los que espero estén en camino...


Y por supuesto no dejemos de mencionar al inigualable Asimo -del que también hice un relato- y todos aquellos que ya están entre nosotros, que son geniales y que auguran un futuro, no sé si como el que ya hemos visto y leído, pero bastante interesante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…