jueves, 4 de diciembre de 2008

Un Año de Palabras - Nachob

Hoy voy a reseñar un libro que llegó a mis manos de un modo inesperado. Se trata de la recopilación de los relatos que escribió Nacho Becerril –alias Nachob-, poblador de OcioJoven.com, entre los veranos de 2006 y 2007.
Un año de palabras es, según cuenta él, un regalo que se hace a sí mismo en recuerdo de este período. Doce cuentos, uno por mes; tres series de relatos conexos y los mejores textos que escribió para los retos literarios promovidos en la página.
Los relatos se mueven entre fantasía, ciencia ficción, suspense, terror... y son prologados por otros pobladores de la web, grandes amigos de Nachob.

Yo conocí a Nachob con mis tímidas incursiones en la página donde he publicado tan sólo tres o cuatro relatos y participé en el I Concurso Monstruos de la Razón; en el que, por cierto, quedé en buena posición.
Contacté con él para pedirle si estaba de acuerdo en incluir uno de sus relatos en una recopilación de ciencia ficción al estilo Isaac Asimov. El relato en cuestión es La mala hierba, que se puede leer también en Un año de palabras.

Habiendo leído el libro esta semana, puedo decir que me sorprendió un tanto el modo de narrar de Nachob. Dejando a un lado la forma (los problemas que todos los noveles pasamos con comas y acentos), el contenido está cargado de sentimiento y de grandes reflexiones sobre la condición humana en cada uno de los relatos. Sorprende, además, la facilidad que tiene para imbuirte y mezclarte en la narración. De hecho, él se define como un simple contador de historias. La imaginación la pone el lector.

No voy a desvelar nada sobre esos argumentos, pero comentaré los que me parecieron los relatos más destacados:

  • Se le oía cantar. Un relato bastante conocido en OcioJoven y que llamó mucho la atención sobre este escritor. Y la verdad es que es un buen relato. El inicio de la narración in medias res le da al epílogo toda la fuerza que necesita para dejarnos con un buen sabor de boca.

  • El tirano, El encuentro, No hay prisa y Dios es un cruel amante. Todos se caracterizan por cargar toda su fuerza en finales totalmente sorprendentes y, desde luego, inesperados. Además, Dios es un cruel amante nos presenta una conmovedora historia que bien podría ser real muy cerca de nosotros.


1 comentario:

Castillos en el Aire dijo...

Hola Yosu, pásate por el blog, a ver qué tge parece nuestro segundo programa. Un saludo.