viernes, 12 de septiembre de 2008

La trastienda del escritor

Después de leer El último judío -novela histórica de Noah Gordon- tenía intención de leer La voz de los muertos -segunda parte de la Saga de Ender, novela de ciencia ficción de Orson Scott Card-.
Sin embargo, hubo un libro que se interpuso en mi camino justo cuando me disponía a pasar de una lectura a otra: La trastienda del escritor. Una vocación y un oficio, de Pepa Roma. No es un libro que buscara ni del que hubiese oído hablar pero no pude evitar leer lo de un tirón, parando tan sólo para lo imprescindible, leyendo hasta altas horas las dos noches en las que me absorbió. No es una novela. Es un ameno ensayo sobre lo que representa el oficio de escritor. Con su propia experiencia y la de un montón de escritores conocidos entrevistados, se va contando cómo fueron los inicios, cómo es el día a día y cómo se plantea el futuro de cada uno de ellos. Un libro que ojalá hubiese leído antes.
He de decir que cayó en mis manos como por arte de magia. He visto que cuesta alrededor de 20€ en cualquier librería, pero yo lo vi por 3€ y no dejé pasar la oportunidad. En aquel momento no sabía lo mucho que me iba a gustar, pero ahora estoy contentísimo de haberlo comprado.
De él, me gustaron especialmente los cuatro primeros capítulos. Me hicieron sonreír, porque me sentí identificado con ellos, a pesar de no ser escritor, de ser tan sólo un aficionado que de vez en cuando hace público algún relatillo. Cómo nace el impulso de escribir, obsesiones y manías del escritor, la literatura como terapia, la enfermiza necesidad de absoluta soledad para poder trabajar… esas cosas que a mí también me pasan. Y también las resistencias y excusas a las que hay que vencer para ponerse manos a la obra. Reconozco que a ellos les debe costar mucho más porque es su trabajo y deben hacerlo a diario pero a mí -que lo hago por afición- aunque sé que lo voy a pasar bien y que tengo que plasmar un relato o un capítulo en papel, me cuesta un mundo decidirme.
Los capítulos quinto y sexto hablan sobre cómo nace y se desarrolla una narración. Me gustaron porque cuentan técnicas como las que yo uso (o sea, que lo estoy haciendo bien). Pero los últimos capítulos, hablando sobre el futuro, sobre publicar, sobre los críticos y las editoriales; me metió el miedo en el cuerpo. Presenta a los editores como gente implacable, fuera de la ley, cruel y, a veces, inmoral. Me quitó todas las ganas de sacar mis manuscritos del disco duro.
De todos modos, los ¾ de libro anteriores son excelentes. Se lo recomiendo a todo el mundo, y si alguien está entrando o pensando en entrar en ese mundillo, considérelo imprescindible.

No hay comentarios: