Ir al contenido principal

Cámaras funerarias digitales

El viernes leí una columna en el Diario de Ferrol en la que una famosa poetisa de estas tierras (Yolanda Castaño) comentaba unas palabras sobre las vacaciones, antes de irse a disfrutar de las suyas. Comenzaba hablando de los grandes viajes y de irse lejos de la terriña.

Pero después la cosa se ponía más interesante. Dijo, y con razón, que las vacaciones duran más que esos quince días que nos dan en el trabajo. Y es verdad porque hay un antes y un después que forman parte de esas vacaciones y del que nos olvidamos cuando todo ha pasado.
Antes vienen los preparativos -que algunos hacen de año en año. Según acaban unas prepararan las siguientes-, la elección del destino, la planificación del viaje, la búsqueda del alojamiento y de los lugares de interés, las maletas, el propio viaje... Esta parte de las vacaciones está bien al principio por la emoción que supone el ir pensando y planificando a nuestro gusto -o, más o menos a nuestro gusto- cómo van a ser esos días de liberación, relajación y diversión. Pero, los preparativos se van haciendo cada vez más tediosos y acaban en el muchas veces insoportable viaje, con sus esperas y su consiguiente sufrimiento.
Después, tras la vuelta a casa, como dice Frodo: "¿Cómo se retoma el hilo de toda una vida?" No será para tanto, pero mucho lo ven así. Después, las vacaciones continúan en nuestro interior. La mayoría de la gente se esfuerza en lo posible por inmortalizar cada momento de sus vacaciones. Lo pasan tan bien que no quieren perderlo jamás y, en su ingenuidad, creen que tienen en su poder una caja capaz de almacenar hasta el fin de los tiempos sus mayores alegrías y sus más agradables sentimientos de felicidad. Y le llaman cámara. Curiosamente, como en las películas de arqueólogos y buscatesoros y fuentes de felicidad. Cuando, hacia el final de la peli, están llegando al fin del viaje, tras muchas pistas descubiertas, enigmas resueltos, matones despistados y porteadores muertos en trampas milenarias; el tesoro está en una "cámara".
Y lo mismo nos sucede en las vacaciones. El tesoro está en una "cámara". Así que podemos estirar las vacaciones como chicle -esta expresión la decía así Yolanda- rememorando esos momentos con las nuevas tecnologías que tenemos y con los recuerdos que nos hayamos traído de nuestro destino. Algunos hasta traen de recuerdo el ticket del metro.

Y esto me lleva a otra columna, una que leí el domingo en La Voz de Galicia -siento no poder decir quién la escribió, no lo recuerdo-. Esta hablaba de los elegidos de España en Pekín. Allí, podemos decir que, más o menos, están también de vacaciones. Y el escritor mencionaba el curioso momento de la inauguración en el que pasan todos tras su bandera. España pasó como siempre, con sus colores, sus gorros de paja y no muy esmerados en el orden. Pero lo que mencionaba el hombre en concreto es que casi todos, sino todos, sacaban fotos y grababan como locos.
Ese es un momento importante de sus vidas y lo están disfrutando tanto que no saben qué hacer para que nunca se les olvide. Suele pasar. Así que, como los antiguos emperadores de las grandes dinastías, recurrimos a la "cámara". No sé cómo serán esas fotos y esos videos pero, pensándolo bien, no quiero imaginarlo.
En definitiva, estoy de acuerdo con la reflexión final del autor de la columna. "Filmar o vivir", decía. Y yo, personalmente, confieso que nunca llevo la cámara a mis vacaciones. Prefiero vivir, prefiero guardármelo todo en mi interior. Prefiero que todo quede bien clavado en mis retinas y que se fije lo mejor posible en mi mente. Eso es algo que nadie me podrá quitar. Ni siquiera el reducido objetivo de una cámara.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…