Ir al contenido principal

Compartir...

Tumblr

El anticuado libro



Esta es una reflexión adaptada de un artículo de Isaac Asimov que leí hace mucho tiempo y que me impactó especialmente.










Algunos de los cambios más espectaculares y cercanos a nosotros en cuanto a avances tecnológicos tiene que ver con los soportes que utilizamos en tiempo de ocio. En cuanto al audio, están la pianola, el gramófono, los discos de vinilo, los cassettes, los cd's, los mp3's, los iPod... Y en cuanto al audiovisual, están el vaudeville, el cine (primero con pianola, después con sonido, luego en color y ahora con medios digitales y, a veces, sin siquiera usar actores), la radio (indestructible, por cierto) y la televisión. Y, hablando de televisión, podemos grabar nuestros propios contenidos: primero en vhs (o con los cómicos beta), después en dvd y ahora en blu-ray.
Y, ¿qué vendrá luego? Hoy ya podemos grabar o editar nuestros propios vídeos en cualquier soporte. Especulando, con láser y holografía se podrían producir imágenes tridimensionales de gran realismo. Las tres dimensiones sustituirán a la bidimensionalidad.
Y, ¿luego? Pensando en la tendencia a simplificar o eliminar los soportes físicos, se me ocurre la posibilidad de que acabemos por deshacernos de todo, o de la mayor cantidad posible, de hardware. Soportes inalámbricos, infrarrojos, bluetooh... Incluso se han llegado a crear punteros de ordenador manejados con el movimiento ocular. Y esto me lleva a pensar en la posibilidad de evitar invadir la esfera de otras personas. Podríamos conseguir que todo fuese manejado por la mente. Una película configurada para que, de dos personas sentadas en un sofá, sólo una pueda verla, mientras la otra lee un libro tranquilamente. Que empiece cuando la miras, que para cuando no, que ajusta el volumen a tu oído. Poder encenderla o apagarla, avanzarla o retrocederla, ajustar volumen o contraste... Y todo con la mente.
¿Podremos tener algún día algo así? La verdad es que, volviendo a la escena de las dos personas en el sofá, ambas tienen lo mismo. La persona que lee tiene un soporte físico que existe desde hace siglos. Un objeto ligero, privado, manipulable a voluntad, que no interfiere en las actividades de los demás. Puede avanzar o retroceder a voluntad. Se enciende cuando mira, se apaga cuando no. Y cuenta con algo más.
Una película, sea ahora o en ese futuro que supuse, ha sido preeditada y siempre será la misma. En un libro eres tú, el lector, el que crea a los personajes, los decorados, las acciones, las conversaciones... Son un montón de símbolos en negro sobre fondo blanco como ningún otro medio de comunicación de la historia.
Por agradable que resulte ser espectador, participar siempre es mejor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un hombre de verdad – Boris Polevói

Boris Polevói fue un corresponsal de guerra soviético durante la Segunda Guerra Mundial. En el prólogo a este libro dice que “vi en todas partes tal heroísmo de las gentes soviética, que ante él empalidecían las proezas de los héroes populares del pasado.” Comentarios como este o como el que cierra el prólogo: “¡Qué gran felicidad es la de ser escritor en el País del Socialismo!”; quizá echasen un poco para atrás nuestra intención de leerlo. Así fue, al menos, en mi caso. No tenía ganas de leer una historia pseudo-real envuelta en propaganda soviética. Pero al meterme en su lectura y hacer oídos sordos a esos desvaríos patrióticos del autor, me llevé una agradable sorpresa.

Un hombre de verdad fue escrito en 1950 y se basa en la historia de A. Marésiev, llamado en el libro Aléxei Merésiev (se cambiaron los nombres de los personajes), un piloto de caza soviético que Polevói conoció y entrevistó en un aeródromo de campaña en las inmediaciones de Oriol, durante el asalto nazi a esta ciuda…

Steampunk Hands Around The World IV. Multicultural Steampunk

First of all, I must say that I am from Spain, and I am in contact with Steampunk from Latin cultures in America; so, I am very interested in Spanish Steampunk and other cultures outside England. Then, it led me to other cultures and countries, such as India, Japan, South Africa…    The first things that we learn in Steampunk are steam and smog (of course), 19th century, London, Jack the Ripper, guns, armours… ok. Rule, Britannia; Britannia rule the waves and all of that; and, that is ok. But, what happened in the 19th century outside the Empire?    There is something that should not be overlooked: Verne’s books are one of the fundamental bases of Steampunk. But, let’s think about some of the most famous novels written by Verne. For example: Around the World in Eighty Days, Five Weeks in a Balloon, The Adventures of Three Englishmen and Three Russians in South Africa, Michael Strogoff, The Steam House…    Well, what do that books have in common?
   But, is the Steampunk community …

¿Cuánto se tarda en escribir una novela?

Me hizo pensar –y qué no- la retórica que transmitía Javi en su blog No me cuentes más cuentos de cuánto se tarda en escribir una novela.
Hablaba de meses, semanas o años. Por mi humilde parte, entiendo que amarramos a puerto la idea de que acabamos cuando dejamos en paz el último, último borrador y lo convertimos en el llamado “manuscrito”. O, como dice la ofimática, cuando marcamos en “Propiedades”: Sólo lectura. Cuando ya no se escribirá más en él.
El jugo de esta fruta está en: ¿cuándo se empieza?
1. ¿Cuando escribimos Érase una vez...?
2. ¿Cuando damos la vuelta al lápiz para que apunte amenazante al primer borrador?
3. ¿Cuando empezamos a trazar un guión, una línea temporal y una lista de personajes?
4. ¿Cuando tenemos la primera idea en mente?
Vamos a analizar con cuidado cada situación.
La 1 será, supongo, la más aceptada. Desde luego, la más fácil de delimitar. Desde que se escribe prólogo hasta que se escribe FIN.
La 2 es la menos probable, ya que lo que se c…